Covid-19 : «Usar mascarilla reduce la posibilidad de contraer el virus hasta 23 veces»

«Usar una mascarilla reduce constantemente el tamaño de las nubes de partículas producidas por la tos que contienen el virus hasta 23 veces». Este es el resultado de un estudio realizado por investigadores de la India.

Los científicos han calculado cómo evolucionan las nubes de tos cuando se están expandiendo por el ambiente y que tan efectivas son las mascarillas y otros métodos de protección para controlar su difusión una vez se tose.

El equipo de investigación descubrió que una mascarilla quirúrgica común disminuyó el volumen de la nube siete veces en comparación con no usarla, mientras que una mascarilla N95 redujo el volumen de la nube hasta 23 veces.

«Pudimos concluir que cualquier mecanismo de control que pueda disminuir la distancia recorrida por la nube debería reducir significativamente el radio en el que se dispersan las gotas virales al toser», dijo el autor e ingeniero al periódico Rajneesh Bhardwaj del Instituto de Tecnología de la India. Además, el riesgo de contagiar a otros se reduce enormemente, ya que la nube no puede superar los 2 metros de distancia. Por lo tanto, según el equipo, es esencial usar las mascarillas, pero también emplear pañuelos y toser en el codo para disminuir aún más la distancia recorrida.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

En general, muchos estudios anteriores se han centrado en las propiedades y componentes del aire y de las gotas expulsadas al toser, teniendo en cuenta factores como el volumen de las nubes, su temperatura, la distribución, alcance de las gotas y la humedad de las mismas. Sin embargo, en su investigación, el profesor Bhardwaj y su colega ingeniero Amit Agrawal buscaban determinar cómo cambian estas propiedades a medida que viaja la nube de tos con el virus. Utilizando un análisis llamado «teoría de los chorros», el dúo descubrió que los primeros 8 segundos después de que se expulsa la nube de tos son vitales para suspender las gotas infecciosas en el aire, donde se encuentra la posibilidad de propagar el virus a otros individuos. Después de este punto, según sus pruebas, la nube tiende a dispersarse y a disminuir la probabilidad de contagio.

Además de la notable reducción del volumen de la nube de tos gracias al uso de mascarillas, los investigadores también descubrieron que la fuerza con la que tose una persona sin mascarilla afecta mucho al volumen de la nube: «Toser más fuerte hace que las gotas viajen más rápido y se distribuyan mucho más en el aire». Los resultados completos del estudio se publicaron en la revista «Physics of Fluids».