Covid: De asintomáticos a superdifusores, así es como se producen los contagios

El «motor» que impulsa la pandemia de Covid-19 está formado por numerosas piezas y mecanismos: convivencia bajo un mismo techo, actividades en grupo, ambientes concurridos, pero también asintomáticos evasivos, superdifusores y contextos que amplifican los contagios. Analizándolos uno por uno están los expertos de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, en un artículo publicado en Science.

En casa se realizan la mayoría de los contagios

Revisando las últimas pruebas científicas, los investigadores señalan que la mayoría de los contagios ocurren en el hogar: los convivientes tienen seis veces más probabilidades de estar contagiados que otros contactos cercanos. Los más expuestos son los cónyuges de los enfermos y los ancianos que viven en familias con gente más joven. El riesgo también es alto en los hospitales, los asilos de ancianos, los dormitorios y las prisiones, donde los contactos se repiten y son estrechos, generalmente entre personas mayores.

Asintomáticos, superdifusores y transmisión amplificada

En el plano de la comunidad, la transmisión de la infección se ve muy afectada por la acción de los pacientes asintomáticos que, en comparación con los enfermos, siguen circulando a pesar de tener una carga viral similar. La propagación del virus puede llegar a ser superdifundida en contextos particulares, como los coros, los grandes almacenes y los eventos religiosos, en los que las personas tienen contactos más estrechos en un corto período de tiempo.

También hay contextos en los que la transmisión puede verse amplificada si se producen varias infecciones una tras otra en rápida sucesión, como ya se ha visto en frigoríficos, iglesias y escuelas.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

La amplificación de las infecciones, combinada con la acción de los superdifusores, podría explicar por qué el 10% de los positivos en SarsCoV2 son responsables del 80% de las infecciones. Se trata del llamado fenómeno de «sobredispersión», ya observado en otras enfermedades como la gripe y el sarampión, de modo que la mayoría de los infectados no transmiten el virus de manera importante, por lo que hay que llegar a un buen número de casos para que la epidemia explote claramente.

También puedes leer: Covid, mascarillas hasta el verano de 2021: el pronóstico de los expertos de Oxford