Salud

Covid: diferencias entre PCR, prueba de antígeno y serológico ¿Cuál es más fiable?

Para nadie es un secreto el gran número de controversias que han tenido las pruebas de covid-19 sobre su fidelidad, tanto así que aun en la actualidad se duda de sus resultados e incluso famosos como Elon Musk que buscan ayudar a revelar la verdad solo han empeorado toda la situación.

El CEO de Tesla publicó en su cuenta de Twitter que se practicó la prueba antigénica cuatro veces y que en solo dos de ellas los resultados fueron positivos para el contagio. Al no obtener un resultado claro, el tercer hombre más rico del mundo decidió someterse a la prueba del hisopo molecular por PCR.

Pero ¿Realmente hay alguna diferencia entre la prueba de antígenos y una prueba de PCR molecular? En este artículo explicaremos las diferentes pruebas de coronavirus existentes y cuándo está indicada cada una.

Pruebas de PCR.

Requiere de un hisopo nasal largo y los resultados suelen llegar en 24 horas siempre que no haya problemas en el análisis de los resultados. Esta prueba se centra en la búsqueda del material genético del virus, lo cual la convierte en una prueba muy confiable. Un dato importante a tener en cuenta es que debe realizarse este test mientras se están presentando los síntomas o cuando se haya entrado en contacto con una persona positiva.

La prueba molecular PCR es la más fiable actualmente, ya que detecta y cuantifica el virus gracias al análisis de una muestra del material genético del virus, haciendo mucho más sencilla la detección de la infección dentro del organismo en las primeras fases del contagio.

Prueba de antígenos.

Es una prueba que se realiza en 10 minutos usando un hisopo largo que va por la nariz o la garganta, lo que esta prueba busca recoger son las proteínas en la superficie. A diferencia de la PCR, estas pruebas rápidas no pueden identificar el ARN del virus, por lo que solo van a buscar la presencia de los antígenos producidos por el contagio, lo que permite saber si el paciente se encuentra infectado. Esta prueba ha sido la más realizada desde que comenzó la pandemia y cuando se sospecha de la presencia de los primeros síntomas. Sin embargo, pierde mucha precisión después de la primera semana de contacto positivo o de la aparición de los síntomas. Estas pruebas también son llamadas pruebas rápidas, ya que antes solo requerían de un pinchazo en el dedo para obtener una gota de sangre.

Pruebas serológicas.

Son pruebas que se realizan obteniendo una muestra de sangre y están divididas en dos:

Prueba de la gota de sangre.

Toma entre 10 y 15 minutos, no son pruebas muy eficaces y muestran resultados un poco inciertos en los primeros días de la aparición de los síntomas, por lo que es importante dudar de los resultados negativos y considerar realizar otro tipo de prueba para confirmar el contagio.

Muestra de sangre.

Llamada la prueba ELISA, es mucho más eficaz que la prueba de la gota de sangre, pero requiere de más tiempo, ya que los resultados se analizan en un laboratorio. Esta es la única prueba que merece la pena si se realiza después de haber superado la enfermedad con el fin de averiguar si se han desarrollado anticuerpos.

Entre las pruebas serológicas hay unas más rápidas que otras, la más rápida es llamada «test serológico rápido» y busca encontrar anticuerpos en la sangre para saber si ya se ha superado la enfermedad, por lo que no detecta la presencia del virus, sino la forma en que el cuerpo responde de forma inmunitaria contra él. Para esta prueba son necesarios dos valores: IgM e IgG. La IgM es un tipo de anticuerpo anterior a la IgG, por lo que es importante desarrollar IgG para que la prueba funcione, ya que solo aparecen cuando se ha superado o expuesto a la infección.

Por último, para tener un orden de fiabilidad entre las pruebas se debe recurrir primeramente a la prueba PCR para obtener los resultados más claros, seguido de la prueba rápida de antígenos, y, en tercer lugar, la prueba de serología de laboratorio o prueba ELISA. Por último, el test rápido de serología que se realiza con una gota de sangre.

Publicaciones relacionadas