Covid: los primeros indicios de una inmunidad preexistente al virus

La exposición al coronavirus estacional puede dejar (especialmente en los jóvenes) anticuerpos que reconocen parte del mecanismo de ataque del virus covid.

Los anticuerpos con un efecto protector contra el covid podrían también estar presentes en personas que nunca han sido infectadas por el SARS-CoV-2: un escenario que abre perspectivas interesantes en la búsqueda de una vacuna contra el CoViD-19 y podría explicar en parte por qué los niños y adolescentes parecen tener un curso menos preocupante de la enfermedad.

En un estudio publicado en Science, investigadores del Instituto Francis Crick y del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido) explican que encontraron una inmunidad humoral preexistente (una forma de defensa mediada por anticuerpos) en un pequeño porcentaje de personas que no eran positivas para el covid en el momento del análisis.

Un recuerdo que viene muy bien

Dieciséis de los 302 adultos analizados (5,3%) mostraron que tenían una clase particular de anticuerpos, los IgG, desarrollados tras un encuentro previo con coronavirus estacionales, los que causan resfriados comunes. Las inmunoglobulinas IgG son un tipo de anticuerpo producido en la segunda etapa de la infección, y son indicativas de una inmunidad lograda (sobre cuya duración no hay certeza).

Los anticuerpos encontrados también son reactivos al virus covid, SARS-CoV-2, porque se dirigen a una proteína viral particular – S2 – que facilita el ataque a las células humanas. Esta parte de la estructura externa del patógeno sigue siendo similar entre los diversos coronavirus.

La presencia de estos anticuerpos podría tener un impacto en la gravedad de la enfermedad en caso de infección o en la capacidad de dispersar el virus, pero es muy diferente del perfil inmunológico que desarrollan los afectados por el CoViD-19. Los recuperados del covid muestran niveles más altos de IgG también dirigidos a todas las partes funcionales del virus, además de otras inmunoglobulinas, IgM e IgA.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

El factor de la edad

La presencia previa de anticuerpos IgG capaces de reaccionar de forma cruzada con el SARS-CoV-2 pareció ser mucho mayor entre los niños y adolescentes: fue evidente en al menos 21 de las 48 personas analizadas (43,8%). Es posible que los niños más pequeños hayan tenido una exposición reciente a un coronavirus, y su sistema inmunológico también es más hábil para rechazar nuevas infecciones.

¿Protección de amplio alcance?

También se había formulado la hipótesis de un posible efecto protector al coronavirus, debido a la inmunidad cruzada al virus del SARS, y no es sorprendente en sí mismo. Pero el descubrimiento podría ayudar a desarrollar nuevas vacunas, y también abrir nuevas perspectivas de cobertura para las que se están estudiando actualmente. La inmunidad cruzada funciona en ambos sentidos, y es posible que una vacuna covid también proteja contra otros coronavirus menos peligrosos, como los resfriados.

También puedes leer: Personas que se recuperan de coronavirus pueden perder entre un 25% y 30% de cabello