Covid, ¿por qué es importante mantener las ventanas abiertas y dejar que el aire circule?

Mantener las ventanas abiertas es una de las mejores maneras de reducir las posibilidades de contagio y propagación del coronavirus. Esto está confirmado por una investigación publicada estos días en la revista científica Physics of Fluids. El estudio toma un aula como ejemplo: al mantener las ventanas abiertas, cerca del 70% de las llamadas partículas de «aerosol» se dispersan hacia el exterior, arrastrando el virus. Una buena razón para hacer circular el aire tanto como sea posible.

La investigación, realizada por un equipo de científicos físicos de la Universidad de Nuevo México, subraya cómo en el entorno escolar (pero no sólo ahí) la ventilación continua es un enfoque eficaz para contrarrestar la propagación del Covid. Obviamente, no es suficiente para eliminar la posibilidad de contagio, pero sirve para reducirlo drásticamente. El aerosol, es decir, las partículas que contienen el virus (incluso más pequeñas que 5 micrómetros), se mueven en el aire y, en ambientes cerrados, tienen muchas más probabilidades de infectarnos.

El aerosol se forma al respirar y hablar, por ejemplo, por lo que los emitimos constantemente. Todavía no se sabe con certeza cuánto tiempo «permanecen» estas partículas antes de que se vayan con el aire, pero se multiplican los estudios sobre este tema y sobre un elemento en el que todo el mundo parece estar de acuerdo: ventilar un ambiente cerrado reduce las posibilidades de contagio.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

La investigación en la Universidad de Nuevo México se llevó a cabo mediante simulaciones con modelos computacionales que reproducían el movimiento del aerosol (o la transmisión aérea) en un aula cerrada y otra con ventanas abiertas. Los resultados fueron emocionantes para los científicos. Si se ventila el ambiente, se elimina el 69% de las partículas. Sin embargo, advierten los autores de la investigación, estos resultados prometedores sólo se obtienen con aire «puro». El efecto de los aires acondicionados se reduce de hecho: con el aire acondicionado sólo el 50% de las partículas se neutralizan. En cualquier caso, los aires acondicionados basados en la recirculación (es decir, que también toman aire del exterior) son mucho mejores.

También puedes leer: Aquí está cómo distinguir entre coronavirus e influenza: 3 señales de alarma