Cremas anticelulitis: ¿realmente funcionan?

¿Las cremas anticelulitis son realmente efectivas? Averigüémoslo juntos.

La celulitis es una molesta imperfección que afecta a la mayoría de las mujeres. Este problema se debe a la retención de agua y a la mala circulación. Por lo tanto, para combatir este problema, es necesario tomar ciertas medidas, como beber mucha agua y practicar regularmente actividades deportivas. También es aconsejable evitar el abuso de sustancias como el alcohol, el tabaco y el café. Hoy en día se pueden encontrar en el mercado diferentes tipos de cremas anticelulitis que ayudan a combatir este problema. Sin embargo, no todas son efectivas. Aquí hay una breve guía de estas cremas y sus beneficios.

¿Qué son las cremas anticelulitis?

Las cremas anticelulitis son preparaciones cosméticas que combaten las causas de esta particular imperfección gracias a la presencia de activos específicos. Este trastorno afecta principalmente al género femenino.

La acción de las cremas está dirigida a combatir la retención de agua y la mala circulación de la sangre, que son las dos causas de este problema.

Al tratarse de un trastorno del tejido adiposo, la celulitis afecta a todas las partes del cuerpo, aunque es más frecuente en los muslos, el vientre, las caderas y los glúteos. En particular, estas áreas están sujetas a hinchazón, lo que lleva a la formación de antiestéticos agujeros definidos por el término piel de naranja. En el mercado se pueden encontrar muchas cremas que tienen un ingrediente activo y un mecanismo de acción diferente que tienen como objetivo reducir la hinchazón.

Cremas anticelulitis: su funcionamiento

Los problemas que conducen a la formación de celulitis son contrarrestados por las cremas gracias a los ingredientes activos que contienen.

De hecho, su aplicación constante ayuda a evitar los defectos de microcirculación y la retención de agua. Su acción se centra especialmente en la activación de la lipasa. Esta es la enzima que descompone las grasas dentro del cuerpo. De hecho, aumenta el metabolismo de las células y, por consiguiente, reduce la acumulación de hipertrofia de las células grasas.

Sustancias como la cafeína o la teofilina aumentan el metabolismo de los lípidos almacenados. Estas cremas también contienen sustancias purificadoras que estimulan la actividad renal como el Taraxacum officinalis. La eliminación de líquidos se facilita por los oligoelementos de las cremas. De esta manera se incrementa la actividad metabólica de las células. Finalmente, tienen una importante acción de fortalecimiento de las paredes capilares que son puestas a prueba por la celulitis. Un aspecto importante a aclarar es que estos productos pueden ayudar en la lucha contra la celulitis, pero en cualquier caso el componente genético es de primera importancia en su desarrollo.

Por eso las cremas deben ser uno de los elementos de un programa de tratamiento más amplio.

Las mejores cremas

Elegir la crema anticelulitis adecuada para su situación no es una tarea fácil. Para que el tratamiento tenga éxito, es esencial que este producto sea adecuado para el tipo de piel en el que se va a aplicar. Además, hay que tener en cuenta que la celulitis es de tres tipos diferentes. De hecho, existen:

  • Celulitis edomatosa
  • Celulitis blanda
  • Celulitis compacta

Hay muchas marcas en el mercado para satisfacer todas las necesidades. Hay cremas que se basan en una fórmula de gel con efecto hielo que tiene un efecto drenante, o cremas a base de algas que son excelentes para disolver acumulaciones de grasa. Sin embargo, hay que recordar que el uso de una crema no es suficiente para combatir la celulitis.

De hecho, es esencial beber mucha agua, hacer actividad física regular y, sobre todo, tener una dieta saludable. Seguramente si a estas buenas intenciones se añade el uso constante de una eficaz crema anti-celulitis los resultados están garantizados.