LifeStyle

¿Cuál es la mejor edad para colocar pendientes a un bebé? Aquí te lo contamos

No son pocos los casos en los que los padres deciden perforar las orejas de sus pequeñas cuando acaban de nacer. Sin embargo, también hay otros que prefieren esperar a que sus hijas tengan cierta edad y sean ellas las que decidan si quieren hacerlo o no.

Independiente de la elección de cada persona, ¿Cuándo es el mejor momento para perforar las orejas de un  bebé? Algunas investigaciones señalan que el periodo ideal es con la llegada de la pubertad. Pero, en caso de que no quieras esperar, el momento recomendado serían los 6 años, edad en la que el sistema inmunitario es lo suficientemente resistente para mantener a raya la probabilidad de contraer alergias o infecciones.

Lo cierto es que no existen pendientes que le permitan al cuerpo mantenerse completamente alejado de las alergias e infecciones. Es bien sabido que el oro es uno de los materiales más seguros en materia de joyería, pero debemos saber que a día de hoy casi nunca se utiliza puro, sino combinado con otros materiales que en varias ocasiones pueden causar irritación.

Por otro lado, la plata también es bastante segura, pero también se utiliza junto con otras aleaciones para evitar que sufra de oxidación. Además, debes tener en cuenta que se deben evitar por completo los productos hechos de níquel y cromo, puesto que son muy alergénicos.

¿A qué lugar podemos dirigirnos para realizar la perforación?

La perforación de las orejas puede hacerse con seguridad en farmacias, joyerías y a veces incluso en perfumerías. Por lo general, en las farmacias podemos encontrar las mejores condiciones higiénicas. En este sentido, se deben evitar a toda costa los operadores no autorizados y las alternativas caseras, sin importar cuántos artículos veamos por la red.

¿Cuándo no se recomienda hacer las perforaciones?

Para algunos puede parecer un poco tonto, pero lo cierto es que para realizar simples perforaciones en las orejas, se requiere una buena salud general. Así que, en primer lugar, el niño no debe tener enfermedades infecciosas en curso, mucho menos alergias ni dermatitis tópicas, ya que se ha demostrado que en estos casos el agujero en las orejas podría estimular una mayor reactividad.

¿Qué se debe hacer en caso de una infección?

El primer síntoma de una infección causada por la perforación es el enrojecimiento de la zona, acompañado de picor, hinchazón y pus. Cuando estas señales aparecen, lo mejor es acudir con un pediatra que recomendará los medicamentos adecuados para la desinfección del orificio. En muchos casos, se prescribe la aplicación de una pomada local de cortisona y de un antihistamínico por vía oral. Una vez superada la infección, se recomienda esperar un par de meses antes de volver a colocar los pendientes y averiguar cuál fue el material concreto que provocó la alergia.

¿Qué hacer en caso de que el agujero se cierre?

Esto es algo que puede ocurrir por no llevar los pendientes durante mucho tiempo. En la mayoría de los casos, lo que sucede es que simplemente se forma una capa de piel nueva. Impulsivamente, la mayoría de las personas suele intentar reabrir el agujero haciendo presión con el mismo pendiente, lo cual puede funcionar siempre y cuando se tenga la prevención de desinfectar bien la punta. Si después de 3 o 4 intentos no lo has conseguido, aplica una crema antibiótica para prevenir reacciones no deseadas. En caso de que el agujero esté completamente cerrado, no habrá más opción que volver a hacer uso de las pistolas neumáticas especiales.

Síguenos en Google Noticias