Cocina, recetas y alimentos

¿Cuáles son las mejores alternativas a la carne?

Si quieres reducir el consumo de carnes en tu alimentación, debes tener cuidado de no sufrir de alguna deficiencia nutricional que pueda generar daños en tu organismo. Hoy veremos algunas opciones que te ayudarán a conseguir una dieta balanceada.

En la actualidad, sustituir la carne por otros alimentos proteicos se ha convertido en algo muy común, ya sea por razones éticas (vegetarianos y veganos) o por motivos de salud. Sin embargo, renunciar a la carne no debe conducir a la falta de alimentos, ya que esto podría provocar efectos no deseados para el organismo.

Entonces, ¿Qué alimentos deberíamos elegir para reemplazar la carne sin afectar a nuestra salud?

Legumbres.

Gracias a su gran variedad y a su facilidad de cocción, permiten un amplio uso en la cocina. Las legumbres aportan grandes cantidades de proteínas vegetales, las cuales contienen vitamina B y minerales, con innumerables beneficios para la salud. Estos alimentos son una fuente de hierro, fibra y son bajas en grasa, por lo que son perfectas para quienes tienen problemas de colesterol.

Seitán.

Se trata de un alimento derivado del procesamiento del gluten de trigo. El saitán contiene un alto nivel en proteínas y, combinado con las legumbres, aporta todos los aminoácidos necesarios. Gracias a que tiene un sabor neutro, es perfecto para preparar un gran número de recetas tanto saladas como dulces. Además, tiene la capacidad de adoptar el sabor de las especias y los alimentos con los que se cocina. Asimismo, no contiene grasas saturadas ni colesterol.

Tempeh.

También llamado “carne de soja”, el tempeh se obtiene mediante un proceso de fermentación de las judías de soja amarillas. Es un alimento rico en fibra, vitaminas, hierro, calcio, potasio, fósforo y magnesio, al igual que cuenta con una gran cantidad de proteínas. Es considerado una guarnición completa en términos de propiedades nutricionales.

Mopur.

Es ideal para reemplazar las lonchas de carne en los sándwiches. El mopur se obtiene a través de la transformación y fermentación natural del trigo. Es un producto muy saludable, ya que está libre de colesterol malo y es muy famoso por su bajo contenido en grasas.

Tofu.

Se trata de un alimento de origen oriental. Gracias a su delicado sabor, se pueden preparar un sinnúmero de recetas y utilizarse como plato principal en salsas, rellenos o postres. Se elabora a partir de habas de soja cocidas, remojadas y coladas. La leche obtenida se cuaja con sales de magnesio y se prensa. El tofu es rico en proteínas y sales minerales, también es un gran aliado contra el colesterol, la aterosclerosis y la hipertensión.

Algas marinas.

Este alimento contiene aminoácidos esenciales, también es rico en proteínas vegetales, grasas saturadas, vitaminas y minerales. Las algas marinas son muy versátiles en la cocina y se pueden utilizar de muchas formas.

Miso.

Se trata de un alimento fermentado que se obtiene de la soja amarilla. El miso tiene un sabor delicado, tanto que es usado como alternativa a las pastillas de caldo y también condimenta algunos platillos o acompaña guarniciones. Además, posee una consistencia especialmente cremosa y contiene proteínas, sales minerales, oligoelementos, vitaminas y enzimas.

Quinoa.

Este alimento es una pequeña semilla rica en proteínas, fibra, hierro y manganeso. Gracias a esto, aporta todos los aminoácidos esenciales que el organismo no puede producir. Sus propiedades son fundamentales para la reparación y crecimiento de los tejidos.

Frutos secos y semillas.

Un perfecto tentempié para la media tarde, también para las ensaladas o como base de alimentos crudos, se trata de alimentos ricos en proteínas y otros minerales. Las más recomendadas son las semillas de chía, las semillas de calabaza, las semillas de girasol, las semillas de cáñamo y las almendras.