Salud

¿Cuáles son los riesgos de la anestesia general?

Antes de un procedimiento hospitalario es común pasar por muchos exámenes, entre ellos está el examen de anestesia. Para realizar esta prueba, los médicos te hacen una serie de preguntas como “¿Sufres de alguna enfermedad? ¿Eres alérgico a algún medicamento? ¿Cuánto pesas? ¿Cuánto mides?, entre otras. Todo esto se hace para saber a qué tipo de anestesia nos van a aplicar.

La anestesia general permite la pérdida de conciencia por medio de un proceso farmacológico que evita el sufrimiento durante los procesos quirúrgicos.

Existe varios tipos de anestesia:

Anestesia local: Se suministran anestésicos locales cerca de las terminaciones nerviosas. Por ejemplo: La anestesia local en el dentista.

Anestesia completa: Se administran fármacos por vía intravenosa o respiratoria.

Para saber qué tipo de anestesia se le debe administrar a un paciente, se debe tener en cuenta dos factores importantes: los antecedentes médicos de la persona y el tipo de intervención que se le va a hacer. Muchos creen que este proceso es fácil, pero esto no es cierto, ya que esta práctica causa mucho temor e inseguridad.

La anestesia que más se usa es la anestesia general. Esta hace que el paciente no sienta ningún tipo de dolor, además de que hace que se duerma y no recuerde nada de lo que sucedió en la cirugía. Los fármacos que más se usan son los analgésicos y los anestésicos, los cuales generan que el cuerpo se relaje y no sienta ninguna dolencia.

Pero ¿Es riesgosa la anestesia general? ¿Puede tener efectos secundarios peligrosos?

Es cierto que el solo pensar que perderemos la conciencia durante horas genera pánico en muchos individuos. Sin embargo, veamos cómo y qué ocurre durante este proceso y cómo funciona.

¿Qué es lo que sucede antes de la cirugía?

Antes de una cirugía es normal sentirse muy ansiosos, lo importante está en saber sobrellevar esa ansiedad y tranquilizarse. Además, antes de someterse a una operación hay que realizarse una serie de exámenes. Una de las cosas que hay que hacer es ir al anestesista, allí se revisarán los antecedentes y el historial médico para conocer el peso, la edad, la altura, también si sufre de alguna enfermedad o alergia, o si algún medicamento no le conviene.

¿Qué ocurre después de la operación?

Una vez finalizada la operación, se interrumpe la administración de fármacos anestésicos. El paciente se despierta poco a poco en una sala especial o en su propia habitación: el cuerpo se deshace de los residuos de la anestesia y debe acostumbrarse de nuevo a todas sus funciones. Los anestésicos pueden tener un gran efecto sobre la concentración y los reflejos, y pueden inducir un estado de somnolencia que desaparece después de al menos 24 horas.

Efectos secundarios de la anestesia general.

  • Dificultad para orinar.
  • Dolor de garganta.
  • Escalofríos y frío.
  • Mareos.
  • Moretones.
  • Dolores musculares.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pérdida de la memoria.

A pesar de que el procedimiento es seguro, existen ciertos riesgos que están ligados a la anestesia general, más aún para los pacientes que padecen de alergias o enfermedades. El riesgo más nocivo es la anafilaxia, esto se genera debido a una alergia de algún medicamento que puede llegar a ser mortal. Las personas con sobrepeso, que sean fumadores o que tengan problemas cardiovasculares, son las más propensas a correr riesgos.

Muchas personas temen de despertar durante una cirugía, pero esto es algo poco común. De hecho, cuando sucede es porque hubo una mala administración en la medicación. Sin embargo, no hay por qué tener miedo, la valoración y evolución de los medicamentos aplicados al paciente son monitoreados por equipos modernos.

De igual forma, los efectos que genera la anestesia no son duraderos, van desapareciendo poco a poco sin generar ningún inconveniente. Por ello, es importante visitar al anestesiólogo antes de la operación para así tomar las medidas necesarias y evitar complicaciones.

Publicaciones relacionadas