Salud

¿Cuándo no deberíamos exponer nuestra piel a los rayos del sol?

Las vacaciones están por llegar y con ellas el tiempo libre, el cual muchos de nosotros lo aprovechamos estando fuera de nuestro hogar.. No importa cómo te la pases, practicando algún deporte, tumbado en una silla a la orilla del mar o comiendo en la terraza de un restaurante, en todos los casos tendemos a broncearnos un poco, y, por ende, se corre el riesgo de sufrir algunas quemaduras.

Veamos qué es lo que sucede cuando exponemos nuestra piel a los rayos UV durante mucho tiempo.

Nuestro cuerpo toma un mecanismo de defensa contra el sol: El bronceado. Esto se lleva a cabo gracias a las células conocidas como melanocitos, puesto que producen una sustancia llamada melanina. Esta sustancia tiene la funcionalidad de proteger la piel de los rayos del sol. Existen 2 tipos de melanina: la eumelanina y la feomelanina.

La eumelanina: Por lo general, es común en los individuos que tienen el cabello oscuro.

La feomelanina: Está presente en las personas con el color de cabello rojo.

Las personas con el tono de cabello rubio tienen una combinación de estas 2 sustancias.

Al exponernos de forma excesiva al sol, ¿Qué riesgos estamos corriendo?

Exponernos durante mucho tiempo al sol, y sin ningún tipo de protección, es una de las principales causas por las que se desarrollan los llamados carcinomas basales y espinocelulares, estos son tumores de menor medida, es decir, que son tumores menos arriesgados. Todo esto ocurre pese a tener en nuestro cuerpo cantidades de melanina.

Existen otros efectos dañinos que causa la exposición excesiva a los rayos UV, como lo son el envejecimiento prematuro de la piel, con pérdida progresiva de elasticidad e hidratación. En realidad, el sol hace que 2 importantes proteínas se degeneren: el colágeno y la elastina. Estas dos proteínas le dan a nuestra piel elasticidad y soporte. Cuando se degenera, se forman arrugas y líneas de expresión más visibles o el llamado “lobo de mar”. Estos efectos no solo son causados por la alta exposición al sol, sino que también se ve envuelto con infecciones cutáneas, fúngicas y bacterianas.

A muchas personas les gusta broncearse y eso no está mal. Sin embargo, ¿Cómo broncearse sin ningún tipo de riesgo?

  • Al comenzar este proceso, siempre se aconseja utilizar protector solar para protegerse de los rayos UV, más aún si las personas son de piel clara, tiene el tono de cabello rubio o pelirrojo, o tiene los ojos azules.
  • Se recomienda expandir la crema en la piel, al menos 15 minutos antes de tener contacto con el sol. Esto para que la piel pueda absorber la sustancia, además, cada 2 horas vuelve a aplicarla.
  • No uses cualquier tipo de protector solar, trata de utilizar los que muestren en su etiqueta que han sido sometidos a pruebas de fotosensibilidad.
  • Evita el contacto con el sol en las horas más calurosas. En caso de que debas exponerte, trata de usar ropa que te proteja, usar sombrero y también las gafas de sol.
  • Por nada del mundo te vayas a quedar dormido descubierto al sol.

Publicaciones relacionadas