Ya se sabe cuánto tiempo duran los anticuerpos Covid-19 en el organismo

Por lo general, cuando el sistema inmunitario produce anticuerpos, éstos permanecen en el cuerpo para luchar contra el virus y a veces se quedan después para defenderse de futuras infecciones. En cuanto al Covid-19, se está estudiando este proceso.

El UK Biobank, la principal base de datos biomédica del Reino Unido, realizó mediciones en varios grupos de la población británica, analizando el tiempo que tardaban en desaparecer los anticuerpos de las personas contagiadas por el Coronavirus. En el 99% de los participantes duraron 3 meses y luego el porcentaje descendió ligeramente hasta el 88% para todos aquellos que lo hicieron durante 6 meses. Los investigadores descubrieron que el 8,8% de la población del Reino Unido se había contagiado en diciembre de 2020. Las tasas de contagio fueron del 12,4% en Londres y del 5,5% en Escocia.

La profesora Naomi Allen, jefa científica del Biobank, dijo: «Aunque no podemos estar seguros de cómo se relaciona esto con la inmunidad, los resultados sugieren que las personas pueden estar protegidas de un contagio posterior durante al menos seis meses después del contagio natural. Un seguimiento más largo nos permitirá determinar cuánto durará esta protección».

El estudio descubrió que la proporción de la población con anticuerpos contra el SARS-CoV-2 aumentó del 6,6% al principio del periodo de estudio al 8,8% al final. No hubo diferencias en la seroprevalencia por sexo, pero la proporción de participantes con anticuerpos detectables fue mayor en los jóvenes (13,5% entre los menores de 30 años) y menor en los ancianos (6,7% entre los mayores de 70 años). El síntoma más común asociado a la presencia de anticuerpos contra el coronavirus fue la pérdida del gusto y el olfato, señalada por el 43% de los participantes con anticuerpos.

Aproximadamente una cuarta parte (24%) de los participantes con anticuerpos eran completamente asintomáticos, y el 40% no presentaba ninguno de los tres síntomas clásicos de la COVID-19: fiebre, tos seca persistente o pérdida del sentido del gusto o del olfato. Pero esto no significa que no puedan transmitir el virus a otras personas.

Sin embargo, este largo tiempo de permanencia de los anticuerpos apoya la decisión de muchos gobiernos de retrasar la segunda dosis, permitiendo que muchas más personas reciban la primera.

También puedes leer: Por qué los expertos están tan preocupados con las nuevas variantes de Covid-19