¿Cuántos huevos a la semana es adecuado comer?

Estudios recientes han confundido un poco las ideas: desde los que dicen que se pueden comer 12 huevos a la semana hasta los que quieren reducirlos a dos. Aclaremos esto.

Sazonado, revuelto, cocido, escalfado. Bueno en muchos sentidos, barato, nutritivo. Los huevos son un alimento perfecto: contienen proteínas nobles asociadas a las grasas (45% saturadas, para el resto mono y polinsaturadas), sales minerales y vitaminas, especialmente la vitamina A. Sin embargo, como hay bastante colesterol en la yema (unos 300 miligramos), siempre acaban en el banquillo de los acusados y son evitados por los que corren el riesgo de tener problemas cardiovasculares.

¿Sí o no?

Dos estudios también han creado más confusión entre los consumidores. En 2018, un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition los autorizó, afirmando que el consumo de hasta 12 huevos a la semana durante todo un año no causaba un aumento del riesgo cardiovascular. Luego, en 2019, un estudio de la Universidad de Northwestern afirmó lo contrario: incluso sólo tres o cuatro huevos por semana causaron un aumento del 8% en el riesgo cardiovascular (y un 6% de riesgo de muerte). ¿Y entonces?

Según la nutricionista Stefania Ruggeri, del Centro de Investigación en Alimentación y Nutrición del CREA: «De hecho, las últimas investigaciones explican que es el consumo de todos los alimentos con altos niveles de colesterol, no sólo los huevos, lo que aumenta el riesgo cardiovascular», también comenta que «Si excluimos los huevos de la dieta, pero comemos otros alimentos que contienen colesterol, como carnes rojas, mantequilla y embutidos, el riesgo para la salud es exactamente el mismo. Lo que importa es mantener los niveles de colesterol bajo control siguiendo una dieta sana y equilibrada y una actividad física regular, para poder comer sin peligro tres o cuatro huevos a la semana».

La dieta mediterránea

Incluso para Enzo Spisni, profesor de fisiología de la nutrición en la Universidad de Bolonia, el huevo no debe ser demonizado: «Hoy sabemos que no es el colesterol de los alimentos lo que nos perjudica; lo que importa es reducir su síntesis por el hígado, y esto se logra siguiendo una dieta equilibrada rica en fibra y antioxidantes». Además, el colesterol es perjudicial para la circulación, sobre todo si se oxida, y el huevo es muy rico en carotenoides que impiden su oxidación». Así que los cuatro huevos por semana, como se sugiere para la dieta mediterránea, son completamente razonables.

¿Lavarlo o no?

Cuidado: incluso si el huevo que estamos a punto de romper está algo sucio, y esto puede suceder si coges los huevos de los granjeros, nunca debes lavarlo bajo el agua del grifo. El huevo de gallina, en realidad, puede ser un vehículo para patógenos peligrosos como la salmonela y lavarlo es un error porque se puede formar condensación en la cáscara que facilita el paso de los microbios en su interior… Es mejor romperlo y cocinarlo, o tirarlo en agua hirviendo, y luego lavarse bien las manos.

Además, preste atención a los postres, condimentos y primeros platos que utilicen huevos crudos (como el tiramisú, la mayonesa o la pasta a la carbonara): es mejor comer estos alimentos inmediatamente después de su preparación. Por supuesto, especialmente en estos casos, es mejor comprar huevos comerciales, que están sujetos a un estricto sistema de controles, y, si se puede elegir, siempre es preferible comprar huevos de gallina extra frescos procedentes de la agricultura orgánica.

Su lugar en la nevera

Por último, como todos los alimentos tienen diferentes métodos de conservación, los huevos también deben ser almacenados en el lugar correcto: en el estante central del refrigerador, donde la temperatura es de unos 4-5 °C, preferiblemente dejándolos cerrados en su embalaje original.

También puedes leer:Alga espirulina: beneficios, usos y contraindicaciones