¡Cuidado con el microondas! Este aparato puede ser muy peligroso para los niños

El horno microondas es uno de los electrodomésticos más utilizados en los hogares de todo el mundo, gracias a su funcionalidad y facilidad de uso. Sirve para cocinar, calentar o descongelar alimentos y funciona mediante la generación de ondas electromagnéticas.

Sin embargo, cuando hay niños en la casa y por causa de ese mundo de exploración en el que ellos viven, se debe prestar mucha atención a este aparato, puesto que puede causar graves quemaduras en ellos.

Esto dicen las investigaciones

Pediatras estadounidenses realizaron una investigación sobre las quemaduras en los niños y analizaron el tema de los nuevos estándares que debe tener la industria en el diseño de los hornos microondas.

“Nuestros conocimientos durante los últimos 15 años han llevado recientemente a hablar de un cambio en la forma en que se producen estos aparatos. En 2023, los fabricantes tendrán que integrar dos formas distintas para abrir la puerta de un horno microondas”, indica Kyran Quinlan, profesor de pediatría.

La facilidad de los niños para abrir los microondas

Según indica la Asociación Americana de Quemaduras, el 22,5% de los pacientes que ingresan a las unidades de quemados graves en Estados Unidos son niños. En el año 2008, los investigadores hallaron que un gran porcentaje de estas quemaduras tenían que ver con el microondas y casi la mitad de los casos necesitaron injertos de piel.

“Estas quemaduras son demasiado dolorosas, requieren una atención hospitalaria y, desde luego, pueden dejar cicatrices para siempre”, explica el profesor Quinlan. “Calculamos que, si los niños pequeños tuvieran menos capacidad para abrir las puertas del horno microondas, sería menos probable que pudieran retirar los objetos calientes y, por lo tanto, estarían menos expuestos al riesgo de quemaduras graves”, agrega el profesor.

Riesgos de calentar los biberones con la leche

Calentar la leche en el microondas destruye aquellos compuestos que son beneficiosos para el organismo. Asimismo, introducir frascos como el biberón al microondas, también puede causar graves quemaduras en los labios y en la boca de los niños pequeños, de ahí la importancia de primero probar sistemáticamente la bebida en la muñeca antes de dársela al niño, porque en el microondas la leche puede alcanzar temperaturas superiores a las que ellos pueden resistir.

Por consiguiente, si no puede dejar de calentar la leche en el microondas, debe asegurarse primero de que el biberón sea adecuado para este uso, dado que algunos componentes utilizados para calentar el biberón, a través de las altas temperaturas, podrían liberar sustancias peligrosas en la leche.

Esperemos que lleguen otros mecanismos más seguros para los niños, pero mientras tanto, tenga mucho cuidado con las quemaduras desagradables que puedan presentarse.