Cocina, recetas y alimentos

De verde a marrón: ¿Cuándo es la banana más saludable?

A día de hoy, las bananas se han convertido en una de las frutas más condenadas dentro de las dietas por el mito de que aportan muchas calorías. Sin embargo, lo cierto es que es una gran aliada si lo que se busca es bajar de peso.

Una banana Pequeña con tan solo unos 100 g aporta 90 calorías, casi lo mismo que una manzana de unos 150 g. La diferencia entre estos 2 alimentos es que la banana posee almidón y carbohidratos, propiedades que aumentan la sensación de saciedad. Además, como fruta es muy completa en vitaminas y minerales, especialmente en magnesio, el cual ayuda a regular el funcionamiento del intestino, mejorar el funcionamiento del sistema inmune y la movilidad de los músculos. Por si fuese poco, también aporta cantidades significativas de potasio, un elemento necesario para la transmisión de los impulsos nerviosos e interviene en el equilibrio del agua dentro y fuera de las células.

Banana poco madura o verde.

Al ser rica en almidón, su consumo puede hacernos sentir hinchados. Durante este período, la banana es una gran fuente de prebióticos para la salud intestinal y puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre lentamente. Su sabor suele ser amargo, ya que contienen menos azúcar en cada bocado y su textura es cerosa.

Bananas maduras o amarillas.

En este estado las bananas suelen ser más suaves y dulces. Aquí, las bananas cuentan con un mayor índice glucémico y son más fáciles de digerir al tener tan solo un 5% de almidón y 90% de sacarosa. Al tener menos almidón para descomponer, cuenta con altos niveles de antioxidantes y fibra.

Las personas que tengan problemas de azúcar, deben elegir las bananas un poco más verdes, pero en el caso de que los problemas estén más relacionados con la digestión, es mejor consumir bananas maduras.

Bananas manchadas o muy maduras.

Las manchas en las bananas muestran que el almidón se está transformando en azúcar, haciendo que la banana esté envejeciendo. Cuantas más manchas tenga la fruta, más azúcar tiene en su interior. Sin embargo, con este cambio se debe saber que su contenido de vitaminas y minerales también está reduciéndose. En este estado es rica en hidratos de carbono de absorción lenta, vitaminas del grupo B, ácido fólico, potasio, magnesio, fibra y taninos. Además, las bananas tan maduras son ricas en fructooligosacáridos (FOS), un compuesto especial que permite el desarrollo de bacterias que potencian los procesos digestivos y que estimula el tránsito intestinal.

Bananas marrones.

El almidón que se mantiene presente cuando la banana es verde ya se ha convertido en azúcar. Además, la descomposición de la clorofila es el motivo por el que los niveles de los antioxidantes aumentan y las bananas envejecen.

Cuanto más oscura esté una banana por fuera, mejor es para hacer preparaciones en la cocina como budines o tortas. De hecho, una banana verde puede tener hasta 80% de almidón, mientras que una banana madura tan solo un 5%, cambiando su composición y aumentando su cantidad de azúcar, mejorando su digestión».