¿Dejaste de comer pan para perder peso? Aquí te contamos por qué es una mala idea.

Los carbohidratos presentes en alimentos como la pasta nos brindan energías necesarias para soportar el día a día, así que dejarlos de lado por completo puede alterar el rendimiento de nuestro cuerpo y perjudicar nuestra salud.

Muchas dietas buscan eliminar completa y rápidamente el consumo de carbohidratos como el pan y la pasta, o al menos reducir sus cantidades tanto como sea posible. En infinidad de casos este el primer paso que muchas personas han dado cuando buscan iniciar una dieta enfocada a adelgazar. Pero no siempre porque tiene que ser así de violento, al contrario, este tipo de inicios hace que se corra el riesgo de exagerar con el consumo de proteínas y cohibir al cuerpo del consumo necesario de azúcar requerido, obligándolo a buscar esa azúcar en otra parte la cual va a sacrificar masa magra junto con la grasa, dicho de otro mucho: consumiendo la masa muscular.

El secreto para seguir consumiendo carbohidratos sin muchos efectos secundarios es elegir carbohidratos que tengan un bajo índice glucémico, los cuales no van a elevar demasiado el nivel de azúcar presente en la sangre, algunos de estos alimentos serían el pan, la pasta integral, el pan tostado, además, alimentos como las patatas también pueden ser libres, basta con hervirlas por algunos minutos la noche anterior y dejarlas en la nevera para que desarrollen la suficiente cantidad de almidón para resistir la acción de las enzimas y se vea reducido su índice glucémico, también pueden ser fritas, ya que el choque térmico hace que los almidones sean más resistentes y difíciles de digerir.

Renunciar al consumo de pan o de pasta, alimentos los cuales suelen ir acompañados de guisantes, habas, lentejas, achicoria, remolacha roja, calabacín, judías verdes o alcachofas, los cuales son muy saludables para el organismo, no harán que la dieta sea más efectiva.

Esto se ha demostrado en casos como el de Rachel Hosie, periodista y bloguera estadounidense la cual compartió los 7 pasos de su dieta que le permitieron perder 15 kg sin renunciar a este tipo de alimentos.

Es importante comprender que muchas veces es inútil forzarse a dejar comer alimentos a los que estamos muy acostumbrados, ya que tarde o temprano se va a ceder a la tentación, así que te recomendamos no demonizar los carbohidratos y consumirlos con cuidado, sin exceder las dosis recomendadas pensando en las ventajas que se puede obtener de ellos.

¿Por qué es importante comer carbohidratos?

Las dietas que son bajas en carbohidratos se encuentran de moda y parecen olvidar los problemas que puede causar el no comerlos. Te recordamos que el principal objetivo de alimentarnos es brindarle al cuerpo la energía necesaria para que pueda funcionar en óptimas condiciones a lo largo del día. Si dejamos de comer carbohidratos, nuestro cuerpo entrará en un estado conocido como “cetosis”, en el cual nuestro cuerpo dejará de producir glucosa y hará uso de las grasas y proteínas que tiene almacenadas como fuente de energía sacrificando masa muscular.

Además, si se realiza una dieta libre de carbohidratos cortando su consumo abruptamente, cuando regresemos a una alimentación normal, puede que se pase por un efecto rebote, ya que el cuerpo querrá guardar más carbohidratos. Por lo tanto, si dejamos de consumirlo estaríamos alteramos el funcionamiento de nuestro cuerpo y aumentando el riesgo de cambiar el funcionamiento del metabolismo. Así que no se trata de dejar de consumir lo que nuestro cuerpo necesita, sino de evitar los excesos en las comidas.

Por último, aunque si se ha demostrado que la eliminación de los carbohidratos de la dieta conduce a una disminución del exceso de líquido y peso, pero no es motivo suficiente para ignorar las posibles consecuencias que pueden afectar seriamente nuestro estilo de vida.