¿Publicas demasiados selfies? Eres un perdedor, según un estudio

Las selfies se han convertido en una tendencia entre los jóvenes en los últimos años gracias al Instagram y Facebook. La selfie es un autorretrato de ti mismo hecho con teléfonos celulares, cámaras o cámaras web.

¿Por qué hacer selfies?

¿Por qué hacer selfies? ¿Es solo una cuestión de seguir la tendencia del momento o hay algo más? Sin duda, como en todos los fenómenos de masas, seguir las modas (a menudo lanzadas por personas famosas, como en este caso) y hacer lo que todos los demás hacen simplemente para emular o para miedo a sentirse «diferente».

Este aspecto es innegable, pero también hay una explicación psicológica, un poco más «profunda»: los selfies expresan la necesidad de afirmarse, de decirles a los demás, a través de imágenes, su identidad. En este sentido, no tendrían un valor negativo porque permitirían a la persona canalizar su narcisismo de una manera, incluso si no es particularmente constructivo, ni siquiera dañino para sí mismo y / o para otros.

Estudio realizado

Pero nuevo estudio publicado en el Journal of Research in Personality se centra en la imagen que les da a los usuarios publicar selfies en sus perfiles de Instagram y Facebook. El resultado es despiadado: la difusión compulsiva de los autorretratos nos hace ver como solitarios perdedores.

Investigadores de EE. UU. pidieron a 119 estudiantes universitarios que revisaran los datos de Instagram de 30 colegas de otras universidades estadounidenses, observando solo las 30 fotografías recientemente publicadas.

En este punto, luego pidieron evaluar a los instagrammers en base a trece atributos, y evaluaron a las personas que publicaron muchos selfies como menos aventureros, menos logrados y más solos que aquellos que habían subido fotografías tomadas por terceros, y por lo tanto no autorretratos.

Según el investigador Chris Barry, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Washington, los resultados fueron uniformes independientemente de lo que la persona estaba haciendo en las fotos.

«Incluso cuando dos feeds tenían un contenido similar, como la representación de objetivos o viajes, los sentimientos sobre la persona que publicó la selfie fueron negativos y los sentimientos sobre la persona que había subido las fotografías planteadas fueron positivos», dice el estudio.

Un tipo de selfie que ha recibido más reacciones negativas es aquel en el que se mejoró el aspecto físico, como los que se tomaron en el gimnasio.

También puedes leer: ¿Una foto en las redes sociales o un “me gusta” pueden acabar tu relación de pareja?