Descubre los 5 pasos para que tus niños se entusiasmen y se enamoren de la lectura

El buen hábito de leer es algo que se debe fomentar desde muy temprana edad. El niño que lee desde pequeño tiene más posibilidades de seguir con la práctica cuando llega a la edad adulta.

A la mayoría de los niños que no les agrada la lectura, es por falta motivación o tal vez porque no han descubierto los maravillosos beneficios de leer un libro.

Dentro de los grandes beneficios que genera en los niños la lectura, encontramos su buen desarrollo psicológico y cognitivo, aumenta el uso de su imaginación y les permite tener mayor concentración. Es por ello, que para que un niño se interese por leer, debe primero descubrir los libros, y no hay nadie mejor que los padres para cultivar en ellos el amor por la lectura.

Estos son los 5 pasos para que los niños se enamoren de la lectura

Para comenzar se debe identificar el nivel correcto de dificultad: es fundamental que el niño experimente tanto un sentido de competencia, como un grado de satisfacción al leer. Si la historia que lee es demasiado difícil, puede correr el riesgo de que se sienta frustrado y enojado, y si es demasiado fácil puede correr el riesgo de aburrirlo.

La rutina de la lectura: es conveniente que la lectura se convierta en parte esencial en las costumbres de padres e hijos. Se puede hacer una vez al día, cada dos o tres días o una vez por semana. Debes eliminar todo lo que te distraiga, las preocupaciones y los malos pensamientos, y tratar de ponerse cómodo para dedicarse exclusivamente a leer lo que tengas en tus manos.

El gran valor de la voz para pronunciar palabras y sílabas: para un niño, demasiadas palabras y frases son solamente una colección de sílabas o letras. Es muy importante para ellos tener el apoyo de los padres para la correcta pronunciación de las palabras. Por consiguiente, es muy valioso darle primero la satisfacción de leer la palabra de forma libre. Luego, se le debe repetir la palabra leída teniendo especial cuidado en colocar el acento en las sílabas correctas. Cuando el niño haya leído las palabras completas se compone la oración y se lee nuevamente.

Las lecturas deben ser emocionantes y llenas de diversión: la manera como los adultos realicen la actividad de la lectura es muy importante para conseguir una buena aceptación. Diversión, alegría, imaginación, son esenciales para motivar al niño a abrir su mente. También se debe tener especial cuidado en la capacidad para saber detenerse a tiempo, ya que la atención de los niños tiene muy poca duración.

Volver a leer la historia completa juntos: después de haber leído la última palabra de la última oración, vuelvan a leer la historia desde el principio. Ya que el niño se encuentra familiarizado con las palabras, es capaz de concentrarse en lo que significa el texto que acaba de leer.