Actualidad

Descubren en una mina de oro microbios que no han evolucionado en 175 millones de años

Los microbios de la especie Candidatus Desulforudis audaxviator (CDA) parecen ser los mismos que hace 175 millones de años, cuando el supercontinente Pangea todavía existía en la Tierra. El maravilloso descubrimiento fue publicado en The ISME Journal, donde afirma que estos organismos se encontraban en una fase llamada «estasis evolutiva».

Candidatus Desulforudis audaxviator es, en pocas palabras, el único fósil microbiano viviente subterráneo conocido . Estos microbios se descubrieron por primera vez en 2008, a 2,8 kilómetros por debajo de la superficie terrestre, en el agua subterránea de una mina de oro en Sudáfrica. ¿Cómo viven? Realizan la llamada » quimiosíntesis «, es decir, extraen su energía de reacciones químicas .

¿Cómo viven estos microbios?

Realizan la llamada quimiosíntesis, es decir, que estas bacterias obtienen energía de las reacciones químicas. El equipo descubrió que los microbios eran muy similares gracias al análisis de sus genomas.

Las bacterias no son dependientes a la luz del sol ni a la artificial, de hecho, no depende de ningún otro organismo para sobrevivir a diferencia de la mayor parte de la vida en la Tierra. Así que los expertos, intrigados, tomaron la decisión de investigar a esta bacteria para aprender más sobre la historia de la vida en el planeta. Al realizar estos estudios, descubrieron un total de 126 microbios de los 3 continentes de nuestro mundo.

Cómo es posible que estos microbios puedan ser tan similares?

Ramunas Stepanauskas, experta del Laboratorio Bigelow de Ciencias Oceánicas en Maine, afirma: “Teniendo en cuenta que todos viven en la profundidad y a varios kilómetros de distancia, la mejor explicación que tenemos por el momento es que estos microbios no han cambiado mucho desde que sus ubicaciones físicas se separaron durante la ruptura del supercontinente Pangea hace unos 175 millones de años. Parecen ser fósiles vivientes de aquella época y sin duda eso suena bastante loco, ya que va en contra de la comprensión contemporánea de la evolución microbiana».

No se veía venir tal descubrimiento, es más, ni se pensaba que tal microbio existiera y todas las probables teorías de «estasis evolutiva» que pudiera dar explicación a tal hazaña se consideraban siempre «difíciles». Por último, sin duda este es un hallazgo que podría hacernos reconsiderar distintas perspectivas, en especial las que hacen referencia a la evolución de la vida en nuestro planeta.

Publicaciones relacionadas