Insólito

La mujer que descubrió una casa detrás del espejo de su baño

Protagonizada por Samantha Hartsoe de Nueva York. Lanzó una serie en TikTok durante la cual va en busca de descubrir el misterioso apartamento

Un apartamento dentro de un apartamento con la inquietante duda de haber compartido espacio con otras personas sin ser conscientes de ello. Esta es la increíble historia que cuenta Samantha Hartsoe, una mujer de Nueva York. Para ello, decidió recurrir a la red social TikTok, muy de moda últimamente. El resultado es una serie de cuatro partes que ha fascinado y asustado a sus amigos, pero también ha atraído la atención de muchos seguidores. Todo empezó con unas dudas sobre las corrientes de aire que sentía en su apartamento. Independientemente de la temperatura de la calefacción y del tiempo que la mantuviera encendida, siempre sentía frío. Incluso una vez se dio cuenta de que su pelo se movía ligeramente mientras estaba quieta, señal de una corriente de aire.

El descubrimiento detrás del espejo

Así que empezó a averiguar de dónde podría haber salido, pensando quizá en algún agujero en la pared hecho para pasar cables eléctricos y no reparado adecuadamente. Pero nada. Tras varios intentos, descubrió que la corriente procedía del espejo del baño. «Me di cuenta de que el espejo se mueve, te mostraré lo que encontré. Hay una habitación allí atrás». Así lo contó Samantha en su perfil de TikTok. Las imágenes muestran a la mujer levantando el espejo de la pared y dejando al descubierto un agujero desde el que se ve una tabla de madera en la parte superior. El descubrimiento intrigó a sus amigos y seguidores, que empezaron a comentar. Alguien imaginó que era un espacio reservado para alojar los cables y el sistema eléctrico del edificio, en realidad detrás del espejo sólo había otro apartamento.

¿El apartamento estaba habitado?

En ese momento la pregunta era si estaba habitado. ¿Si estaba habitada mientras Samantha estaba allí y ella lo ignoraba por completo? Preguntas que apasionaron a los seguidores de su cuenta, empujándola a continuar su historia. Una miniserie estuvo a punto de nacer de ella. Los relatos enmarcan a Samantha que, con máscara y guantes, con una linterna y un martillo como arma en caso de necesitarlo, mueve el espejo del baño y se aventura en el túnel. Mientras camina en la oscuridad se da cuenta de que hay «señales de vida»: bolsas negras llenas de basura y botellas de agua esparcidas aquí y allá. Señal evidente de que el espacio ha sido habitado, queda por entender por quién y cuándo, y sobre todo cómo accedieron, a dónde lleva el otro lado de la habitación.

La historia en TikTok

Seguramente la historia tendrá una continuación, queda seguir el relato de Samantha para saber más. Mientras tanto, la mujer no se desanimó y comentó divertida en TikTok que el propietario recibiría una divertida llamada al día siguiente. Cómo tomárselo a risa, en definitiva. Desde que se publicaron, sus vídeos han cosechado millones de «me gusta» y comentarios de espectadores atónitos. Algunas personas preocupadas han ofrecido ayuda, otras han respondido de forma amable, probablemente impulsadas por el tono goliárdico de la mujer. El hecho es que es una historia muy, muy extraña.