Desórdenes alimenticios: aumento del 30% de casos durante la cuarentena

En el 40% de los casos de desórdenes alimenticios el paciente no ha sido diagnosticado.

Hay personas que cortan la comida en muchos pedazos, otras que cuentan las calorías antes de comer y algunos otros solo quieren alimentos que hayan seleccionado cuidadosamente y cuando se enfrentan a un alimento desconocido, reaccionan con asco.

También hay niños que no pueden resistirse a los dulces, las pizzas y no comen nada más, esto puede poner en peligro la vida a mediano o largo plazo. Se estima que más de 70 millones de personas sufren de desórdenes alimenticios en el mundo. Patologías como anorexia, bulimia y otras enfermedades menos conocidas comprenden un gran número de patologías relacionadas con la alimentación.

Los expertos hacen un llamado a la prevención de este tipo de trastornos y se hace un esfuerzo entre activistas, voluntarios y más de 200 organizaciones en 45 países de todo el mundo.

Aumento de casos a causa del Covid-19.

Una consecuencia de los días de aislamiento se ha visto principalmente en los niños, ya que la comida ha sido un medio para hacer frente al estrés que la epidemia ha traído a sus vidas.

El análisis de los datos del Observatorio Epidemiológico del Ministerio de Salud, mostró que de febrero a mayo hubo un aumento de trastornos alimenticios del 30% en niños y pre adolescentes. «Esta tendencia presente desde hace algunos años y con una disminución en edades tempranas, ha presentado un claro aumento durante la cuarentena, en especial personas con anorexia nerviosa, trastornos alimentarios selectivos y disfagia», describe Laura Dalla Ragione, psiquiatra y directora del centro de trastornos alimentarios Palazzo Francisci en Todi.

Durante los días de aislamiento, el número nacional del Ministerio de Salud no dejó de sonar y muchas fueron llamadas de padres preocupados por los hábitos alimenticios de sus hijos. Un problema que es difícil de tratar en medio de una pandemia sobre todo porque muchas instalaciones de salud estaban destinadas solo a tratar Covid.

Sobre los desórdenes alimenticios.

«Los orígenes postraumáticos de los trastornos alimentarios (DCA) en niños están científicamente demostrados, pero para el caso de la cuarentena y el distanciamiento de sus amigos y compañeros de escuela, la incapacidad de jugar con ellos y el sentimiento de miedo o ansiedad por parte de todos los miembros de la familia han provocado un estrés continuo para muchos de ellos. Los DCA son una proyección de este estrés. Los niños comienzan a desarrollar selectividad o rechazo a la comida o a ciertos alimentos», agrega Dalla Ragione, escritora de Le mani in pasta junto con Paola Antonelli, psiquiatra infantil de la USL Umbria 1.

Prevención para desórdenes alimenticios.

Los desórdenes alimenticios no son nada nuevos y pueden ser letales. Son patologías que afectan a personas de ambos sexos independiente de la edad y clases socioeconómicas. Pero se ha demostrado que las mujeres están mucho más expuestas. Lo principal es identificar el problema a tiempo, ya que, si es tratada pronto y debidamente por profesionales, la probabilidad de recuperación es mucho más alta.