Después de 20 años descubre que sus hijos no son suyos

Gracias a su divorcio descubre que dos hijos que ha mantenido y educado durante veinte años en realidad no son suyos, sino de una aventura de su exmujer. Conozcamos su singular historia.

Sucedió en Perugia, Italia, un hombre después de separarse de su esposa y obtener la custodia de los niños, descubrió que no era el padre biológico de ninguno de los dos pequeños. La noticia se ha dado a conocer directamente desde el Tribunal de Perugia.

Durante el proceso de separación, se puso de manifiesto que ambos hijos, los cuales ya son mayores de edad, siempre han sido criados y mantenidos por el hombre, sin que este sepa que no son en realidad sus hijos biológicos.

La solicitud de la prueba de ADN se presentó durante el proceso de separación: cuando el hombre descubrió la aventura extramatrimonial de su esposa y decidió pedir el divorcio, empezó a dudar de que ambos chicos no eran biológicamente sus hijos. Para colmo y decepción del hombre, sus sospechas resultaron ser totalmente ciertas. Tras el descubrimiento, el tribunal dictaminó que la madre protagonista del asunto deberá indemnizar a su ex marido con 150.000 euros.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

El proceso de separación de la pareja comenzó en el año 2006, año en que se le asignó al padre la custodia plena y la manutención de los dos niños. En el curso del procedimiento legal se decidió realizar una prueba de ADN debido a las dudas del supuesto padre, y en 2018 tuvo lugar la negación formal de la paternidad.

El abogado del hombre declaró que «se reconoció un daño endofamiliar vinculado al comportamiento del cónyuge considerado ilegítimo por haber hecho creer al otro que ambos hijos habían sido biológicamente suyos».

La ex pareja se conoció en el año de 1990 y el día de la boda la novia estaba embarazada de su primer hijo. Tres años después de su primogénito, llegó el segundo niño. Pero en 2006 el hombre descubrió la aventura extramatrimonial de su pareja y decidió pedir el divorcio. Durante el proceso, el hombre continuó apoyando y criando a los dos niños, pero por culpa de la infidelidad comenzó a pensar que los niños no eran biológicamente suyos, verdad que salió a la luz 20 años después.