Después de 7 años de sufrir un dolor de cabeza crónico, descubren que tenía un gusano en el cerebro

Ya en 2013 sufría de dolores de cabeza insoportables y los médicos no podían entender por qué. Entonces finalmente se descubrió la horrible causa.

Una chica tuvo que soportar terribles e implacables dolores de cabeza durante 7 largos años. Y especialmente este malestar crónico se intensificó con una media de dos o tres veces al mes. La vida se había vuelto imposible para la joven y en algún momento ella y su familia temieron lo peor.

Que la causa de todo esto podría ser una mala enfermedad, como el cáncer de cerebro. Esta historia vino de Australia y eventualmente se descubrió donde se originaron los fuertes dolores de cabeza. El responsable de todo esto era un gusano que se había metido en la cabeza de la desafortunada joven. Esta situación fue analizada en la revista especializada «American Journal of Tropical Medicine and Hygiene». De hecho, todo esto representa un caso clínico que no tiene precedentes en Australia. El gusano que desencadenó los dolores de cabeza fue una tenia, que había depositado varias larvas en el cerebro de la chica de 25 años.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Dolor de cabeza, parecía un tumor, pero era un gusano

Para aliviar el dolor, los médicos habían recetado analgésicos y más que eso no era posible. En un momento dado, su visión estaba borrosa. Finalmente, se decidió hacer un examen clínico más completo. Pero en lugar de una masa tumoral, como esperaba el personal médico del hospital, el parásito apareció en la radiografía. La tenia entra en el cuerpo humano a través de la ingestión de carne cruda o poco cocinada, o a través de alimentos o agua contaminados. La joven trabajaba como camarera y se cree que esto puede haber ayudado a ponerla en contacto con una situación higiénica precaria.

También puedes leer: Alcohol: ¿por qué tengo menos frío cuando bebo?