Salud

Diabetes y disfunción eréctil: ¿qué relación tienen?

Tener disfunción sexual puede ser todo un desafío. Puede provocar que tú y tu pareja se sientan frustrados y desanimados. Toma medidas para lidiar con la disfunción eréctil y recupera tu vida sexual.

Muchos tienen conocimiento de que la diabetes es una enfermedad que afecta prácticamente a todo el organismo. Sin embargo, hay quienes no saben que en el caso de los hombres su parte sexual también presenta dificultades, debido a que existe una conexión entre la diabetes y la disfunción eréctil.

La diabetes

Es una enfermedad que se presenta cuando el organismo no produce suficiente insulina o no la usa de manera correcta. La insulina es la sustancia que hace que la glucosa transite a nuestras células. Por lo tanto, cuando esto sucede, los niveles de glucosa en la sangre disminuyen.

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil se fundamenta en la incapacidad del hombre para lograr una erección. Aunque, en otros casos, puede que llegue a la erección, pero no puede mantenerlo el tiempo suficiente para sostener una relación sexual.

Por consiguiente, las consecuencias de la diabetes aumentan considerablemente hasta tres veces el riesgo de sufrir disfunción eréctil. A continuación, te explicaremos cómo se relacionan estas dos patologías y que puedes hacer para mejorar este problema.

¿Cuál es la relación entre la disfunción eréctil y la diabetes?

La diabetes, en especial tipo 2, aumenta considerablemente el riesgo de sufrir disfunción eréctil. Un problema que se presenta con más frecuencia cuando se va envejeciendo.

Muchos estudios afirman que este padecimiento afecta a casi el 50% de los hombres mayores de 50 años. Una patología que termina causando graves problemas de autoestima, sobre todo en el ámbito de la intimidad.

Lo que realmente sucede es que la diabetes hace que los niveles de glucosa en sangre aumenten y dañen los tejidos, especialmente los vasos sanguíneos y los nervios. En consecuencia, al alterarse los nervios, también cambian las sensaciones que afectan el pene. Es decir, se reduce en gran medida la sensibilidad y, con ella, la capacidad de tener una erección.

Asimismo, las erecciones se presentan porque los vasos sanguíneos del pene se llenan completamente de sangre. De manera que, cuando se producen daños en estos vasos, es mucho más difícil que se pueda dar la erección.

Por otra parte, se cree que la diabetes afecta las fibras musculares del pene, impidiendo que se relajen y al no poder estirarse la erección se ve obstruida.

Otras causas que favorecen la disfunción eréctil

Existen otros factores importantes que se dan en la relación entre la diabetes y la disfunción eréctil. Como muchos saben, la diabetes está asociada a otros problemas de salud como hipertensión, obesidad, trastornos metabólicos, enfermedades cardíacas, entre otras. Por lo tanto, todas estas condiciones pueden aumentar el riesgo de padecer disfunción eréctil.

¿Cómo se puede evitar sufrir este problema?

  • Además de los medicamentos, es primordial seguir un estilo de vida saludable, practicando algún deporte, haciendo actividad física y siguiendo una adecuada alimentación.
  • Se debe evitar el alcohol y el cigarrillo, puesto que esto agrava la enfermedad.
  • Algunos medicamentos y dispositivos permiten lograr una erección en caso de que el problema no mejore con las recomendaciones anteriores, el más conocido es el sildenafil (Viagra), aunque existen muchos otros.

Todas estas sugerencias pueden mejorar considerablemente la disfunción eréctil. Recuerda consultar a un médico para encontrar la mejor solución al problema.

Publicaciones relacionadas