Belleza

Pasta de dientes en los granos: ¿realmente funciona?

Un remedio casero en el que llevamos confiando desde la adolescencia... ¿pero funciona? Hemos preguntado a un experto para salir de dudas.

La pasta de dientes en los granos es una práctica antigua utilizada para tratar las bacterias que causan el acné. Su uso se justificaba por la presencia de un antimicrobiano (tricolosán) que se utilizaba para combatir la proliferación de las bacterias causantes del acné. Sin embargo, hoy en día, la mayoría de los dentífricos ya no se fabrican con esta sustancia, que se considera perjudicial para la función tiroidea.

Pero, ¿realmente funciona la pasta de dientes en los granos?

Según un consejo ampliamente transmitido de abuelas a nietos y difundido en blogs no acreditados, tratar los granos con pasta de dientes es muy sencillo:

Primero tienes que limpiar tu cara con agua y secarla con una toalla limpia. A continuación, aplica la pasta dental blanca en pequeñas dosis sobre el grano. Y por último, aclara los restos de pasta de dientes con agua tibia.

Ante la pregunta «¿Cuánto tiempo hay que mantener la pasta de dientes en el grano?», madres, abuelas y blogs tienen opiniones encontradas. Algunos creen que quince minutos son suficientes para que la pasta de dientes reduzca la consistencia del grano, mientras que otros afirman que se necesita más tiempo, una o dos horas.

Hablando desde un punto de vista más técnico y especializado, muchos expertos están en completo desacuerdo con el uso de este producto como tratamiento para combatir los granos, pese a que entregue resultados excepcionales.

Los expertos aseguran que luego de aplicar la pasta de dientes sobre los granos, si se puede ver que se tornen más planos, menos inflamados y enrojecidos, gracias a la presencia de alcohol y bicarbonato de sodio. Pese a este cambios, lo cierto es que estos resultados son solo momentáneos y en poco tiempo los granos pueden regresar en un estado mucho peor.

¿Existen riesgos?

Es bien sabido que la pasta de dientes es un producto destinado a la higiene bucal y, en particular, a la limpieza de los dientes y a la lucha contra las bacterias, la placa y el sarro. Por lo tanto, se compone de elementos químicos especialmente agresivos y, por lo tanto, inadecuados para la piel del rostro.

Usar pasta de dientes en los granos puede:

  • Secar excesivamente la piel.
  • Irritar la piel, no sólo cerca del grano sino también en el resto de la cara.
  • Producir aún más sebo en un intento de rehidratar la piel que se ha vuelto particularmente seca por el uso de la pasta de dientes.
  • Formación de manchas en la piel.
  • Reacciones alérgicas debidas a la presencia de diversos compuestos químicos en la pasta de dientes.
Síguenos en Google Noticias