Dieta de primavera: cómo perder peso y desintoxicar el organismo, consejos a seguir

Con el verano cada vez más cerca, es normal que busquemos poner en marcha una nueva rutina alimenticia saludable que nos ayude a recuperar la forma y a su vez, desintoxicar nuestro organismo.

El periodo de invierno ha empezado a quedar atrás, dándole paso a la próxima estación: la primavera. Esto no solo trae consigo una renovación en nuestro armario, sino también una modificación en nuestro cuerpo. Dentro de poco, dejaremos atrás las vestimentas abrigadas que ocultan nuestra figura para pasar a ropa más liviana, así que ¿Qué mejor momento para iniciar nuestro plan de pérdida de peso y desintoxicación con la dieta primaveral?

¿Cuáles son los alimentos que deben tener prioridad en nuestra dieta?

El primer paso para tener buenos resultados es disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Por ello, es favorable tener limitaciones con el consumo de todos los tipos de azúcares y, de vez en cuando, hacer sacrificios con los zumos, refrescos y similares. En nuestra primera semana vamos a ingerir alimentos como yogur, los cítricos, las verduras, la avena, los huevos, el pollo y el pescado. Para nuestros desayunos y para merendar podemos optar por avena o yogur. En el almuerzo, un poco de pollo asado con un cítrico como la naranja, tomates en salsa y un café sin azúcar. En la cena, té caliente o frío y pescado fresco con bayas. Lo mejor que podemos hacer para esta dieta es deshacernos del pan a menos que sea integral, pero en pequeñas cantidades.

Comidas que no favorecen en esta dieta.

Elimina completamente o al menos una vez a la semana las harinas, todo tipo de alimentos fritos, los pasteles de chocolate, las mermeladas, el alcohol, el azúcar blanca o moreno, los refrescos, las frutas enlatadas, los productos fritos, los productos de panadería (pan, tortas, bizcochos, tostadas, galletas, entre otros), los frutos secos y el zumo de frutas.

Ventajas al realizar esta dieta.

Este tipo de dieta nos ayuda a evitar la grasa excesiva y disminuye los niveles de azúcar en la sangre. Esto socorre a la insulina, hormona que causa la formación de la detestada grasa blanda, y así mismo, hace que la ansiedad por la comida desaparezca. Otra razón que no debemos dejar pasar es que darle un pare a los hidratos de carbono agranda la satisfacción de las comidas y puedes darte un gusto extra con algún antojo que te provoque. Los alimentos con los que puedes quebrantar tu dieta son ciruelas pasas, cuscús integral, arroz, cebada perlada, piña, plátano, kiwi, miel, pero solo en porciones pequeñas.