LifeStyle

Diez reglas saludables para perder peso rápida y eficazmente

Aquí te presentamos diez reglas saludables para ponerse en forma y perder peso de manera efectiva.

Cuando se inicia una dieta, el objetivo que se intenta alcanzar es perder peso de forma efectiva sin recuperar inmediatamente los kilos perdidos: un resultado que a menudo parece difícil, pero en realidad no lo es. De hecho, con la constancia adecuada, un poco de ejercicio y siguiendo unas cuantas reglas simples pero fundamentales, se puede perder peso y volver a estar en forma de manera efectiva.

Aquí están las diez reglas de oro a seguir para asegurar el éxito de cualquier tipo de dieta.

No te peses todos los días

Una o dos veces por semana como máximo: es la frecuencia adecuada para controlar el peso. De hecho, hay muchos factores que afectan a su peso a diario, como el funcionamiento del intestino o la cantidad de líquidos ingeridos o retenidos; pesándose regularmente una o dos veces por semana, puede obtener una imagen más clara de la evolución de su dieta, sin desanimarse por las pequeñas fluctuaciones diarias de peso, que son en cualquier caso naturales y fisiológicas.

Evitar dietas demasiado estrictas

Perder peso demasiado rápido, siguiendo dietas muy restrictivas, es a menudo contraproducente, lo que lleva al odioso efecto yoyo: tan pronto como se deja la dieta, se recuperan todos los kilos perdidos, a veces acompañados de kilos extra. Precisamente por esta razón, es importante preferir hábitos alimenticios saludables y sostenibles que hagan que se pierda peso de forma lenta y gradual sin sacrificios excesivos, difíciles de mantener a lo largo del tiempo.

Prefiera la cinta métrica que la báscula

Como ya se ha mencionado, el peso de una persona se ve influido diariamente por muchos factores diferentes, y también por esta razón, para controlar el proceso de adelgazamiento, es mejor preferir la cinta métrica a la clásica báscula. Por ejemplo, para controlar la reducción de la grasa abdominal se puede medir la cintura: la circunferencia del abdomen que se reduce es una pista fundamental para el éxito de la dieta.

No elimine ningún alimento

Para estar bien equilibrada, una dieta no debe privarte completamente de ningún grupo de alimentos. Es mejor reducir las dosis y comer un poco de todo, tratando de alternar todos los alimentos diferentes tanto como sea posible.

Nunca te saltes las comidas

La práctica de saltarse las comidas es absolutamente contraproducente: cuando no se come durante varias horas, de hecho, nuestro cuerpo entra en modo de «hambruna», reteniendo todo lo que se ingiere después para hacer frente a una mayor escasez de alimentos y, por tanto, ralentizando el metabolismo. Lo ideal es tener tres comidas principales al día, desayuno, almuerzo y cena, además de dos refrigerios, uno a media mañana y otro a media tarde: comiendo poco y a menudo se pueden evitar los ataques de hambre y mantener el metabolismo siempre activo.

Elija las grasas adecuadas

No todas las grasas deben ser eliminadas en una dieta sana y eficaz; limite las grasas animales, como la mantequilla y las carnes rojas, y prefiera las de origen vegetal, presentes por ejemplo en el aceite de oliva extra virgen, pero siempre en cantidades moderadas.

Realizar regularmente una actividad física adecuada

El ejercicio regular es muy importante para mantenerse sano y para perder peso más rápido: piense que una caminata de cuarenta minutos a un ritmo rápido le permite quemar hasta 250 calorías.

Mejor una gran cantidad de verduras que de frutas

Las frutas y las verduras son protagonistas de muchas dietas sanas y equilibradas, pero es importante hacer una distinción: si las verduras, de hecho, suelen ser bajas en calorías y muy ricas en agua y fibra, que estimulan la sensación de saciedad y ayudan al proceso digestivo, las frutas son ricas en azúcar, por lo que deben consumirse con moderación, prefiriendo las frutas con menos calorías, como la sandía, las fresas y la piña. Por el contrario, las verduras se pueden comer en cantidad, tanto cocidas como crudas, pero hay que prestar atención a los condimentos.

Bebe dos litros de agua al día

Hidratarse adecuadamente es fundamental para el bienestar de nuestro cuerpo, y el agua es sin duda uno de los aliados más eficaces en dietas de todo tipo: de hecho, beber purifica el cuerpo, ayuda a eliminar el exceso de líquidos y ayuda a controlar la sensación de hambre, llenando el estómago sin añadir calorías. Los tés de hierbas, por lo tanto, son muy útiles para calmar el hambre y disfrutar de las propiedades de las hierbas con las que se elaboran sin la adición de calorías, siempre que no añadan azúcar.

No más dulces elaborados, licores y bebidas energéticas

Ricos en azúcares y calorías «vacías», es decir, sin nutrientes, los dulces, el alcohol y los licores son los únicos alimentos que se prohíben; además, son perjudiciales para el hígado y el cuerpo en general.

También puedes leer: Nutrir el cerebro: los mejores alimentos que lo protegen y fortalecen

 

 

Publicaciones relacionadas