LifeStyle

Las diferencias entre la sexualidad del hombre y la mujer

La sexualidad es uno de los temas que más nos interesa a los seres humanos, y es que, naturalmente, en esos terrenos queremos ser los mejores y satisfacer las necesidades del otro y las propias, pero, para entenderlo mejor, alguna vez nos hemos preguntado ¿qué diferencias existen entre nuestra sexualidad y la de nuestra pareja? probablemente no, así que es momento de reflexionar al respecto.

Dos caras de una misma cosa

Las primeras diferencias que observamos son las más evidentes, las que corresponden a las particularidades biológicas, es decir, a los órganos sexuales. Tenemos la tendencia a observar superficialmente y referirnos a este aspecto recurrentemente: el hombre tiene pene y la mujer vagina; así, terminamos obviando todas las variables que se desprenden de esta diferencia anatómica.

Como sabemos, existen otros elementos diferenciadores; la emocionalidad, por ejemplo, juega un rol importantísimo en la sexualidad femenina, pues está totalmente vinculada con el amor, con las necesidades afectivas; no basta una estimulación directa en su órgano sexual para llegar al orgasmo, sus exigencias son más complejas, necesitan un halago, sentirse especiales, queridas, además, sus cuerpos necesitan mayor estimulación previa al coito.

Por otra parte, a los hombres no les pasa lo mismo, ellos perfectamente pueden desligar su sexualidad de su emocionalidad y llegar al clímax se les hace más fácil, basta con ver un cuerpo desnudo y tener acceso al mismo para sentir excitación inmediata, en ocasiones, sin necesidad de contacto físico.

Los objetivos del encuentro sexual

Ahora, evaluemos el objetivo del encuentro sexual desde la perspectiva del hombre y de la mujer. Para los hombres el fin último es el orgasmo, si no llegan a experimentar uno, la relación sexual no fue exitosa, sucediendo todo lo contario con las mujeres, para quienes el encuentro sexual es vivido con mayor plenitud desde el principio hasta el final, sin importar si llegan a un orgasmo o no.

De hecho, está comprobado que la mayoría de las mujeres no tienen un orgasmo en cada encuentro sexual, pero esto no quiere decir que no lo disfruten, porque si la relación le ha aportado emocionalmente ella se sentirá satisfecha.

Después de esta breve exploración por las diferencias entre la sexualidad del hombre y la de la mujer, podemos entender que es muy importante conocer las necesidades del sexo opuesto para tener un mejor desempeño en nuestra propia sexualidad. ¿Qué opinas, estás de acuerdo con estos? Coméntanos alguna otra diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.