Belleza

Doble limpieza facial: ¿Qué es y cómo funciona?

Esta nueva moda se le denomina doble limpieza y es un as bajo la manga para el cuidado de la piel, dejando la dermis facial más brillante y rejuvenecida.

Primero que todo debemos saber qué es la doble limpieza y en qué consiste.

La doble limpieza facial es una tendencia actual, la cual tuvo sus inicios en las disciplinas orientales y que hoy se ha convertido en parte de las rutinas de belleza occidentales. Se pueden utilizar 2 limpiadores, por ejemplo: una emulsión limpiadora, ya sea leche o crema, y agua micelar, cada ingrediente tiene su funcionalidad. Esta herramienta cosmética fue creada con el fin de satisfacer las necesidades dermatológicas que han surgido al transcurrir los años. De hecho, la limpieza facial es el primer paso para prevenir la aparición de espinillas y puntos negros, además de que ayuda a evitar el envejecimiento prematuro debido a las partículas contaminadas que se acumulan en la piel diariamente y que pueden generar sensibilidad, sequedad cutánea, cutis gris y apagado.

Beneficios de la doble limpieza.

Ten en cuenta que cuando hablamos de la limpieza del rostro, no estamos haciendo referencia a un simple desmaquillado. Los productos de belleza son parte evidente de lo que se ha acumulado en la dermis en el día, de igual forma, no hay que dejar de lado los contaminantes del aire, junto de las células muertas, el polvo y restos de sudor, todo esto hay que eliminarlo para poder tener una piel suave, luminosa y compacta. Este método de la doble limpieza utiliza productos efectivos que sirven para limpiar la dermis completamente: primero se desmaquilla, después se limpia el rostro. Esto hace que el cutis esté más receptivo y preparado para los tratamientos que vengan, además que mantiene la piel saludable y equilibrada.

¿Qué productos debo elegir para la doble limpieza?

Primero que todo, debes saber el tipo de piel que tienes y las necesidades cutáneas que presentas. Lo mejor sería contar con la ayuda de un dermatólogo experto que realizará un examen cutáneo especializado, con el fin de identificar los productos que más le favorezcan a tu tipo de piel. Por lo general, es útil usar los productos que te mostraremos a continuación para realizar la doble limpieza:

Acción antiedad: la doble limpieza en la cara debe basarse en la regeneración de la piel. El uso combinado de leche limpiadora y agua micelar es perfecto. El primer componente debe ser rico en antioxidantes como las vitaminas C y E y SOD, a las que se une la acción de fosfolípidos y glucosamina, principios activos que aportan en el procedimiento fisiológico de regeneración y reparación. Elije las aguas micelares que posean una gran cantidad de prebióticos naturales, por ejemplo: la inulina y los glucooligosacáridos, los cuales contribuyen a mantener el microbioma de la dermis en equilibrio al retardar la aparición de enrojecimiento e irritación. Puedes comenzar con la leche limpiadora y finalizar con el agua micelar para una acción más refrescante.

Pieles mixtas: en esta situación las aguas micelares son perfectas antes del limpiador específico para pieles con imperfecciones. Las formulaciones con Alusil se han planteado la meta de reeducar el cutis en la fabricación del sebo, para una piel protegida de las impurezas. Presta atención a las texturas ricas en tensioactivos, pueden provocar el efecto rebote del sebo.

Pieles secas: es recomendable el uso de una leche limpiadora de acción regeneradora mezclada con un aceite limpiador del rostro para desmaquillar en la fase de inicio de la doble limpieza. Cuidado con la elección del aceite, suele ser rico en extractos naturales que, en caso de pieles sensibles, pueden dar reacciones alérgicas.

Publicaciones relacionadas