Por qué dormir en camas separadas puede ser el secreto de un matrimonio más duradero

Secreto de un matrimonio más duradero: Siempre hemos estado acostumbrados a pensar que dormir juntos es una forma de aumentar el nivel de intimidad con la pareja: dormir y despertarse en la misma cama le da a la pareja muchas oportunidades para intercambiar abrazos, ternura y hacer el amor.

Pero, una pareja que elige dormir en camas diferentes tiene muchas ventajas, puede ser una verdadera cura para la vida de una pareja: solo piense en los muchos hábitos nocturnos de la pareja que nos molesta, como tener un esposo que ronca o una esposa que está constantemente molesta durante el sueño.

Desde los ronquidos hasta los movimientos bruscos, los malos hábitos de sueño son la causa de muchos problemas matrimoniales. La solución podría ser acordar un divorcio, al menos en la cama.

Aunque la mayoría de las parejas consideran que compartir la cama es una expresión de intimidad y solidaridad, la investigación muestra que puede haber razones para dormir por separado.

Las parejas que duermen en la misma habitación tienen más probabilidades de experimentar disturbios nocturnos por parte de su pareja (como ronquidos, mala higiene, voltearse y moverse en diferentes momentos). Y todo esto puede conducir a problemas de salud, disfunción sexual y problemas maritales.

Estudios lo demuestran

Un estudio de 2016 realizado por la Universidad de Medicina de Paracelsus en Nuremberg, Alemania, mostró que los problemas de sueño y de relación tienden a ocurrir simultáneamente.

De hecho, un estudio de 2013 realizado por la Universidad de California, encontró que la noche de insomnio de una pareja causada por disturbios de la otra pareja puede causar conflictos en la relación al día siguiente.

Sentirse renovado, dicen los expertos, podría ayudarlo a administrar su vida con más atención y control, lo que a su vez puede hacer que se sienta más y más feliz en su relación.

No compartir una cama doble se está convirtiendo en el sueño de muchas parejas.

Una encuesta del 2012 mostró que una de cada cuatro parejas duerme por separado para una mejor noche de sueño.

«Algunas parejas creen firmemente que dormir separados ha fortalecido su relación», dice Ken Page, un psicoterapeuta con sede en la ciudad de Nueva York.

«Trabajé con parejas que dijeron que no tener que preocuparse de que su pareja les perturbara su sueño era un alivio tan grande que pudieron apreciar las cosas buenas de su relación y olvidaron cualquier resentimiento que pudieran haber sentido en el pasado».

¿Cuál es la solución?

Las camas separadas pueden incluir dos camas individuales a juego de tamaño similar, con una cama más pequeña y una cama más grande en la habitación que la pareja podría compartir cuando quieran tener intimidad. Las habitaciones separadas son otra opción.

También puedes leer: Las apps de búsqueda de amor pueden llevar a relaciones estables, según estudio.