LifeStyle

Dormir en pareja: 7 posturas que hablan de tu relación

Esto es lo que dice la posición en la que duermen sobre su relación, demostrado por investigaciones científicas.

Dormir en forma de cucharita.

Esta posición es un clásico. En el estudio se determinó que el 18% de las parejas duerme de esta forma. Expertos en lenguaje corporal asegura que hay una especie de sensualidad en esta postura, es una posición de gran vulnerabilidad sexual, pero que realmente dice que hay mucha confianza.

Sin embargo, es posible que la postura de la cuchara se convierta en una persecución. Si tu pareja se ha refugiado en el otro extremo de la cama y tienes que perseguirle, puedes asegurar que algo está mal. Esto último no debe confundirse con la posición de la cuchara suelta, lo cual es la misma posición que la cuchara, pero sin juntar demasiado los cuerpos, la cual refleja madurez en la relación.

Empezar la noche abrazados y terminar alejados.

Las parejas que comienzan las noches abrazados y tomados de brazos y piernas, uno frente al otro, pero que se separan al pasar 10 minutos hace referencia a «un compromiso entre la intimidad y la independencia». Según su estudio, el 8% de las parejas duermen de esta forma.

Dormir espalda con espalda.

Dormir de espaldas con tu pareja o con mucho espacio entre ustedes no es una situación muy romántica, pero un estudio al respecto ha descubierto que es la posición más habitual para las parejas, ya que es la más cómoda. Cerca del 27% de las parejas aseguran dormir en esta posición. Corrine Sweet, psicóloga encargada del estudio, cree que esta postura demuestra que las parejas están conectadas y se sienten seguras: «Esta posición revela cercanía e independencia en una relación».

Un miembro de la pareja es el dominante.

Si en tu caso despiertas a mitad de la noche acurrucado en una esquina de la cama mientras que tu pareja ocupa todo el resto del espacio con sus extremidades extendidas, puede tratarse de una lucha de poder. Corrine Sweet dice: «Uno de los miembros de la pareja es dominante, mientras que el otro pasa a un segundo plano».

Dormir toda la noche entrelazados.

Si tu relación consigue pasar toda la noche pegados el uno al otro, puede ser una señal de que tu relación sufre de un caso de dependencia y sienten la necesidad de mantenerse aferrados.

Dormir de frente, pero sin tocarse.

Dormir con la cara en dirección hacia tu pareja en ocasiones hace referencia a una relación emocionalmente exigente. Según Corrine Sweet: «Esta posición demuestra una necesidad de intimidad y de comunicación», lo que significa que incluso durante el sueño se sigue esperando algo de la otra persona.

Dormir con la cabeza sobre el pecho de la pareja.

Esta sin duda es una adorable postura característica de las parejas jóvenes o las que experimentan un segundo flechazo. Solo el 4% de las parejas duermen en esta posición.

Publicaciones relacionadas