LifeStyle

Dormir mal afecta la salud más de lo que imaginamos

Dormir mal afecta la salud: Dormir con regularidad es muy importante para la salud, tanto como la cantidad de horas: esta información la confirma un estudio realizado en Estado Unidos, que indica que dormir mal pone en riesgo el corazón.

Dormir mal pone en riesgo la salud del corazón porque aumenta el riego de sufrir algunas enfermedades cardiovasculares. Un nuevo estudio inglés realizado por el Hospital Brigham and Women’s ha informado sobre los peligros de un sueño irregular, resaltando la importancia de tener un sueño estable por la noche. Por lo tanto, es necesario tratar de dormir el mismo número de horas todas las noches, sin tener ritmos excesivamente desordenados durante un largo período de tiempo.

¿Por qué dormir mal afecta la salud?

Los expertos analizaron y compararon los datos de un estudio anterior realizado en 1992, en el que participaron personas de entre 45 y 84 años. El sueño, la salud y los parámetros vitales de las personas (ninguno de ellos tenía enfermedades cardiovasculares al comienzo de la investigación) se vigilaron mediante rastreadores de muñeca, que se usaron a intervalos regulares durante poco menos de cinco años consecutivos. Al final de las observaciones, 111 personas habían experimentado problemas cardiovasculares como apoplejías o ataques cardíacos.

¿El riesgo cardiovascular es doble?

Los resultados del nuevo estudio mostraron que el sueño irregular (es decir, dormir 6 horas una noche, 8 horas la siguiente, 6 horas la siguiente y así sucesivamente) causaba un preocupante aumento del riesgo cardiovascular. La estimación de los investigadores fue la siguiente: por cada 1000 personas que mantienen un descanso nocturno regular, sólo 8 tendrían un evento cardiovascular en un año; por cada 1000 personas con un descanso nocturno no regulado, en cambio, el número de personas con problemas cardiovasculares (siempre en los siguientes doce meses) se elevaría a 20. En conclusión, más del doble.

Los peligros del sueño irregular

Muchos saben que un adulto debe descansar al menos 7-8 horas por noche, pero la cantidad no es lo único importante. Tiene igual importancia, de hecho, respetar siempre (no dos o tres veces a la semana) ese número de horas, sin tener ritmos irregulares que estropearían nuestro reloj biológico. Este último regula el metabolismo, la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea: tres factores fundamentales para la salud: “Cuando hablamos de la prevención de los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares, nos centramos casi exclusivamente en la dieta y el ejercicio”.

“E incluso cuando hablamos de sueño nos centramos sólo en la duración y no en la regularidad, en ir a dormir a diferentes horas o en descansar de diferentes maneras. Nuestro estudio indica que no sólo la cantidad es importante, sino también la regularidad. Especialmente en la salud del corazón», dijo Tianyi Huang, autor principal de la investigación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.