EE.UU : Se*o a cambio de pagar el alquiler, el abuso aumenta debido al Coronavirus

Sexo para pagar el alquiler, alarma en EE.UU.: los abusos aumentan debido a la crisis causada por el Coronavirus, pero las denuncias son escasas.

Cada vez son más los propietarios de viviendas que piden sexo en lugar de dinero a las mujeres que no pueden pagar el alquiler: la alarma sobre esta situación, que la pandemia del Coronavirus ciertamente ha agravado, proviene de los Estados Unidos. El Coronavirus ha dejado a muchas personas sin trabajo y sin salario y las consecuencias sociales de la pandemia empiezan a sentirse, con propietarios inescrupulosos entre los principales culpables de la situación.

Las cifras se desprenden de una encuesta realizada por la National Fair Housing Alliance (NFHA), una organización que lucha por el derecho a la vivienda y la lucha contra la discriminación en los Estados Unidos, que constató un aumento del 13% en las denuncias de acoso sexual durante la pandemia.

La historia de una mujer para la NFHA ciertamente coincide con lo que le sucede a muchas otras mujeres que viven en alquiler si no pueden pagar durante este período: «Si no hubiera tenido sexo con él, me habría echado. Como madre soltera, no tuve elección. No quería perder mi casa». La organización denuncia que pedir tener relaciones sexuales a cambio de alquiler está en alza desde hace algunos años en Estados Unidos (pero también en Gran Bretaña) debido al aumento del costo de la vivienda: en este punto de partida, la pandemia fue la proverbial gota que rebosó la copa.

Relaciones sexuales a cambio de pagar el alquiler

Muchas organizaciones activas en este frente han destacado el aumento de los anuncios en la web que ofrecen lugares de alojamiento a cambio de servicios sexuales: «Las personas son realmente vulnerables ante el desalojo, especialmente durante una pandemia, a veces se enfrentan a opciones imposibles», dijo Morgan Williams, Consejero General de la NFHA, «Los abusadores se aprovechan de esta vulnerabilidad».

Los datos sobre este tipo de acoso son escasos, porque como se puede suponer fácilmente, se trata de historias que rara vez llegan a la atención de la justicia: hay una conciencia limitada del problema y las víctimas pueden ser acusadas de prostitución porque tienen relaciones sexuales como forma de pago del alquiler, por lo que el abuso a menudo no se denuncia y queda impune.

Un estudio realizado en 2018 por la organización benéfica Shelter England Housing descubrió que alrededor de 250.000 mujeres en el Reino Unido habían recibido solicitud de sexo a cambio de pago de alquiler en los últimos cinco años. Por lo tanto, es fácil ver cómo la situación ya era crítica: la pandemia del coronavirus, que a menudo hace que quienes ya viven al borde de la pobreza pierdan sus empleos, y con el temor de quedarse sin hogar en un momento en que quedarse en casa es tan importante, se teme que eso precipite la situación.

También puedes leer: Por qué es necesario lavar la ropa nueva antes de usarla