Agua de arroz, el detergente mágico para la limpieza

El agua de arroz es un excelente detergente para limpiar electrodomésticos y platos manchados. Con estos pasos explicamos cómo utilizarlo.

Los consejos que nos dicen las abuelas son siempre los mejores. ¿Sabía que el agua de arroz es un excelente detergente para limpiar electrodomésticos y platos?

Todos, más o menos, somos capaces de preparar excelentes risottos que deleitan los paladares de nuestros esposos, hijos o novios. ¿Pero cuántas de ustedes enjuagan el arroz antes de cocinarlo? El agua, obtenida de lavar el arroz, tiene propiedades «mágicas».

Antes de cocinar el arroz, debe eliminar el almidón y otros minerales de su superficie, de esta manera, la cocción no se volverá gomosa. Y esta es precisamente la razón por la cual su agua es un poderoso aliado para limpiar nuestra casa.

El sedimento de almidón que se encuentra en esta agua puede actuar como un abrasivo súper efectivo para lavar cualquier cosa que generalmente requiera una acción manual para eliminar la suciedad y las incrustaciones. Sin embargo, el agua de arroz no puede eliminar la grasa. Esto se debe a que el aceite y las grasas son alcalinos y tienen un pH de 8, mientras que el agua de arroz es ligeramente ácida y su pH es de alrededor de 6.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Los limpiadores ácidos, tales como agua de arroz, son perfectos para eliminar las manchas de óxido y otros depósitos minerales, como gotas de agua calcárea en las puertas de la ducha, en los accesorios de cocina, utensilios de cobre, o cualquier otra cosa que generalmente limpiamos con vinagre y limón. Al ser ligeramente ácido, evite usar agua de arroz en superficies que puedan dañarse fácilmente, como la piedra sin sellar y la lechada.

Preparar su detergente «mágico» es muy simple. Simplemente sumerja una taza de arroz crudo en dos de agua y agítelo hasta que la solución tome el color de la leche. Luego, con la ayuda de un colador, tendrás que quitar el arroz que estará listo para tu cena. Luego puede sumergir un paño limpio en el agua y usarlo para eliminar la suciedad de las superficies afectadas.

Si prepara esta agua exclusivamente para uso doméstico, elija arroz blanco de grano corto o de grano largo, ya que ambos contienen mucho almidón y harán que el agua sea más ácida que otras variedades. Por lo tanto, evite el basmati y el arroz integral, ya que el porcentaje de almidón es mucho menor. Además, si la limpieza y la cocción del arroz no se realizan el mismo día, puede almacenar agua en una botella. Sin embargo, te recomiendo que lo guardes en la nevera hasta por una semana.

También puede leer: Jabón a base de leche de arroz para aclarar la piel ¡Hazlo tú misma!