LifeStyle

El agua de mar se lleva en la sangre

La naturaleza nos ofrece una gran cantidad de beneficios naturales que podemos aprovechar inteligentemente. Uno de ellos es el agua de mar, la cual cuenta con varias propiedades reconocidas que a lo mejor tú aún no conoces.

Composición del agua de mar

El agua marina es una sustancia abundante que contiene una amplia variedad de nutrientes, sales, proteínas, vitaminas y minerales. Utilizada desde hace 4 mil años, está compuesta por al menos 90 elementos de la tabla periódica. Mediante una fórmula balanceada, puedes obtener todos sus beneficios y ayudar al buen funcionamiento de tu organismo.

Generadora de vida, el agua marina cuenta con antecedentes claros sobre su uso medicinal. Investigadores han establecido que funciona como el plasma sanguíneo, un medio equilibrado para que las células se desarrollen con normalidad y los órganos permanezcan saludables.

Propiedades estudiadas

No es casualidad que un baño en la playa sirva para despejar la nariz, restaurar la piel y nos haga sentir más relajados. Esto se debe a que el agua de mar tiene diversas propiedades alcalinizadoras, que contrarrestan los medios ácidos. Además de prevenir enfermedades, su ingesta desintoxica, nutre y restaura el cuerpo.

Llena de oligoelementos, es conocida por sus propiedades antibióticas que aceleran la cicatrización. Ayuda a la recuperación de lesiones, relaja los músculos y está indicada para controlar los estados depresivos o ansiosos. Otras cualidades resaltantes son:

  • Favorece una digestión más cómoda
  • Ayuda a la absorción de nutrientes en el intestino
  • Con agua dulce, regula la presión arterial
  • Sirve para limpiar las vías respiratorias
  • Funciona como remedio para tratar el insomnio
  • Mejora la salud infantil al controlar la desnutrición
  • Fortalece el sistema inmune, elimina la gastritis y reduce el reflujo

Agua de mar isotónica

Para obtener todos los beneficios del agua marina, es importante saber cómo beberla y qué proporción es la adecuada. Como tiene 36 g/lt de sales, está muy concentrada para nuestro organismo, que solo asimila 9 g/lt. Por eso hay que diluirla un poco y repartirla en 4 partes.

Es un procedimiento sencillo que solamente requiere añadir la cantidad adecuada de agua dulce y combinarla con agua de mar. Si usamos 1 lt como referencia para hacer una mezcla isotónica o isotonizada, la fórmula es la siguiente: 750 ml de agua dulce y 250 de agua marina. Una vez desconcentrada la sal, puedes beber un cuarto de litro cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.