Salud

El ajo y sus increíbles propiedades terapéuticas para muchas enfermedades: con grandes propiedades antisépticas

El ajo se utiliza en todo el mundo con fines medicinales y terapéuticos para muchas enfermedades. Y no hay nada que decir, ¡consumirlo es realmente bueno! Potasio, selenio, calcio, fósforo, vitamina C y grupo B. Es decir: prevención de la aterosclerosis, hipercolesterolemia, ataque cardíaco, cardiopatía coronaria, hipertensión e incluso algunas formas de cáncer.

También contiene un ingrediente activo (alicina) con grandes propiedades antisépticas, y es reconocido científicamente como uno de los antioxidantes más poderosos de la naturaleza. Para mantener sus propiedades curativas, es preferible consumirlo crudo. También ayuda a los huesos, al sistema inmunológico y es un poderoso antibacteriano gracias a la alicina, una molécula asombrosa para tratar infecciones. Incluso mantiene alejados a los vampiros… pero esa es otra historia.

Estos son algunos de sus múltiples beneficios para la salud:

  • Acné

El ajo puede ser utilizado como un tratamiento tópico natural para tratar el acné. La alicina tiene la capacidad de bloquear los efectos dañinos de los radicales libres y matar las bacterias, según un estudio publicado en 2009 en la revista Angewandte Chemie. En su forma descompuesta – ácido sulfénico – la alicina produce una reacción rápida con los radicales, lo que la convierte en una planta valiosa para el tratamiento de cicatrices de acné, enfermedades de la piel y alergias.

  • Pérdida de cabello

El ajo puede ayudar en el tratamiento de la caída del cabello. El ajo es rico en azufre, que es rico en queratina, una proteína que forma el cabello y estimula su fortificación y crecimiento. Un estudio realizado en 2007 descubrió que el uso de un gel a base de ajo además de valerato de betametasona para tratar la alopecia areata puede ser efectivo para inducir el recrecimiento del vello.

  • Resfriado

La alicina en el ajo puede ayudar a combatir el resfriado. El ajo puede servir como ayuda sanitaria durante los períodos de enfermedad, también puede ser utilizado para prevenir los virus. Un estudio realizado en 2001 demostró que la suplementación diaria con ajo puede reducir los resfriados en un 63% en comparación con la suplementación sin alicina. Además, la duración media de los síntomas del resfriado se ha reducido en un 70% en el grupo de los suplementos de ajo. Estos resultados sugieren que los suplementos de alicina tienen un efecto protector contra el resfriado común.

  • Presión

El consumo diario y la suplementación de ajo pueden ayudar a mantener la presión arterial bajo control. Sus ingredientes activos son capaces de reducir significativamente la presión arterial y este efecto es virtualmente comparable al de los medicamentos para la presión arterial. Una dosis que va de 600 a 1.500 mg de extracto de ajo ha demostrado ser tan eficaz como el fármaco Atenolol prescrito para la hipertensión, revela un estudio en 2013. El ajo parece, de hecho, poder activar la producción del factor de relajación endotelial, según Ficek, debido a la alta cantidad de polisulfuros presentes en él; esto conduce a la relajación del músculo liso y a la consiguiente vasodilatación.

  • Enfermedad cardíaca

El ajo puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas al reducir el colesterol LDL. Un estudio del año 2000 publicado en la revista Annals of Internal Medicine encontró que el ajo tiene un efecto positivo en la reducción del colesterol total en personas con niveles altos de colesterol. Vandana Sheth informa que este efecto se consigue «disminuyendo la actividad de la enzima responsable de la producción de colesterol en el hígado». Los suplementos a base de ajo pueden mejorar la capacidad del cuerpo para disolver los coágulos sanguíneos que de otra manera aumentarían el riesgo de ataque cardíaco al obstruir las arterias.

  • Mejora el rendimiento físico

El ajo puede ayudar a aumentar el rendimiento físico y reducir la fatiga inducida por el ejercicio. «El ajo se ha utilizado desde la antigüedad para reducir el cansancio y mejorar la eficiencia en la capacidad de los trabajadores», dijo Ficek. Se ha demostrado que el aceite a base de ajo mejora el rendimiento durante el ejercicio en personas con enfermedades cardíacas con una reducción del 12% en la frecuencia cardíaca máxima. Este resultado fue acompañado por una mejora en la resistencia física durante un ejercicio en la cinta de correr.

También puedes leer: Presión alta, esta es la merienda ideal para mantenerla bajo control

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.