Cocina y recetas

¿El café quita el sueño? Mito o realidad

Investigaciones recientes aseguran que la cafeína no nos ayuda a mantenernos despierto durante mucho tiempo. Es cierto que un expresso ayuda a la realización de las tareas más sencillas, pero no puede resolver los déficits cognitivos que derivan de la falta de sueño.

Creemos que no hace falta decirte que no es la primera taza de café de la mañana durante el desayuno la que define como vas a afrontar el día a día, sino la calidad del sueño que se tiene durante las noches. Es cierto que la cafeína aumenta el estado anímico y que ayuda a completar las tareas de atención más sencillas, pero es completamente falso que mejora la función cognitiva, especialmente en los cerebros muy agotados por la ausencia constante del sueño. Suena bien la idea de que un expresso o dos puedan fortalecer la memoria y evitar errores durante el trabajo, pero aquellos cuyo trabajo es minimizar la falta de atención, como los trabajos de médicos, cirujanos, pilotos, conductores y policías, deben hacer del sueño una de sus prioridades absolutas.

Un equipo de psicólogos especializados de la Universidad Estatal de Michigan hizo lo posible por entender hasta qué punto la administración de cafeína tenía la capacidad de contrarrestar los efectos de la privación del sueño y la función cognitiva. El equipo contó con una muestra de 276 participantes los cuales tuvieron que completar dos tipos de tareas, se trató de un simple ejercicio de atención plena y una tarea más compleja que requería de proceder con forma ordenada y sin saltarse o repetir los pasos después de haber pasado una noche en el laboratorio y no dormir. Antes de realizar estas tareas, algunos de los participantes recibieron una cantidad considerable de cafeína (200 miligramos), mientras que otros voluntarios solo recibieron un placebo.

La ausencia del sueño empeoró el rendimiento en la realización de ambas tareas, pero al haber administrado la cafeína ayudó a completar sin problema la tarea más fácil y que simplemente requería prestar atención durante un periodo de tiempo. Sin embargo, la cafeína no pudo evitar que se cometieran errores de procedimiento durante el desarrollo de la segunda tarea, lo cual, según los investigadores, en la vida cotidiana podría causar incluso lesiones o accidentes graves entre más complicada sea la actividad y el nivel de cansancio.

Kimberly Fenn, encargada de dirigir el estudio dijo: «Es cierto, la cafeína aumenta los niveles de energía, también reduce los efectos de la somnolencia e incluso puede mejorar el estado de ánimo en algunos casos, pero es imposible que la cafeína pueda reemplazar todos los efectos que tiene toda una noche de sueño sobre la actividad cerebral. Aunque parezca que, si se puede combatir la falta de sueño con el consumo de cafeína, el rendimiento de alto nivel y las tareas complicadas sigue viéndose afectado por el agotamiento. Esta es una de las razones por las que la privación del sueño puede ser tan peligrosa».

Publicaciones relacionadas