¿El calor del verano detendrá la propagación del Coronavirus?

¿Las temperaturas más cálidas de la primavera y el verano aliviarán la propagación del Coronavirus? Los científicos dicen que es demasiado pronto para saber cómo se comportará el Sars-CoV-2 en tiempos de calor.

Los virus que causan la gripe o los resfriados, escribe National Geographic, tienden a disminuir en los meses más cálidos porque estos tipos de virus tienen lo que los científicos llaman «estacionalidad». Pero es muy incierto que el Sars-CoV-2 se comporte de manera similar.

Los virólogos que actualmente estudian la infección afirman que es demasiado pronto para predecir cómo responderá el virus al cambio climático. «Esperemos que muestre estacionalidad, pero es difícil de entender», dice Stuart Weston de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, donde el virus se está estudiando intensamente.

Y tienen razón en ser precavidos, la Bbc señala: el Sars-CoV-2 es demasiado nuevo para tener datos fiables sobre cómo cambiarán los casos con las estaciones. Las investigaciones sobre el motivo por el cual algunos virus son estacionales se han centrado en gran medida en los que causan la gripe, que durante mucho tiempo se ha asociado a los meses de invierno. La «temporada de gripe» generalmente dura de octubre a abril o marzo. Los científicos tienen varias teorías sobre el por qué.

Algunos dicen que para escapar del frío, la gente se reúne dentro de los edificios, donde la transmisión de persona a persona se hace más probable. Para entender por qué en las latitudes septentrionales hay un aumento de los casos de gripe durante el invierno, los investigadores han examinado cómo se propaga el virus a diferentes niveles de temperatura y humedad.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Y las investigaciones relativamente recientes indican que el aire seco y frío puede ayudar a los virus a permanecer en el aire o a alejarse más a medida que son transportados por el viento. Ian Lipkin, director del Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia, ha estudiado el coronavirus y sostiene que la luz solar, menos presente en el invierno, puede ayudar a descomponer los virus transmitidos a las superficies.

La luz ultravioleta descompone el ácido nucleico. Casi esteriliza las superficies. Es tan eficaz en la eliminación de bacterias y virus que a menudo se utiliza en los hospitales para esterilizar el equipo. Aunque tanto el coronavirus como la gripe son infecciones respiratorias, no se sabe lo suficiente sobre el Sars-CoV-2 para predecir si seguirá los mismos patrones estacionales.

 

También puedes leer: Cómo evitar tocarse la cara y prevenir el contagio por coronavirus