Salud

Cáncer de intestino: durante meses el doctor le dice que es solo una úlcera

Mark es un hombre de 38 años con dos hijos, y quien había pasado por el dolor de perder a su abuelo a su misma edad a causa de este mismo tipo de cáncer.

Él había ido a ser revisado por iniciativa de su esposa, debido al intenso dolor abdominal que lo había estado aquejando hacía ya un tiempo. Pero el primer diagnóstico del médico lo había llevado a creer que todo se debía a un simple cólico.

Este hombre había comenzado a sufrir fuertes dolores con importantes consecuencias para su organismo. El hombre manifestó que su médico durante varios meses no se había dado cuenta de la presencia de esta terrible enfermedad, pese a estar la enfermedad en la cuarta etapa.

Y es que el cáncer de intestino es una enfermedad en la que se forman células malignas en los diferentes tramos del intestino. Estos tumores son muy pocos frecuentes y acostumbran a dar síntomas específicos, por ello, es común que el diagnóstico se realice cuando la enfermedad está bastante avanzada.

El primer diagnóstico que el hombre recibió en una clínica privada fue de una úlcera. Pero su esposa Sophie obligó a Mark a que fuera al hospital y es aquí donde le descubren su terrible realidad, tenía cáncer de intestino.

Seguidamente le realizaron una operación de emergencia, ya que, era un cáncer extremadamente agresivo que debía extirparse de inmediato. Por fortuna, Mark sobrevivió a los procedimientos y ahora tiene 41 años.

En los siguientes seis meses, el hombre se sometió a ocho ciclos de quimioterapia. Adicionalmente, le ha tocado vivir con algunos efectos secundarios del cáncer, como: sensibilidad al frío, hormigueo persistente en las manos y otros efectos. Antes de que a Mark le descubrieran el cáncer, tenía fuertes dolores de estómago y extremo cansancio.

La justificación del médico es que según él no creía que a los 38 años, este hombre pudiera padecer de una enfermedad de esta magnitud. Sin embargo, se debe tener en cuenta que los síntomas repentinos como pérdida de peso inexplicable, sangre en las heces, fatiga repentina, entre otros, deberían ser motivos para convencer al paciente que se examinen de inmediato.

El hecho de descartar una enfermedad considerando solo el factor de la edad, es una muy mala decisión e irresponsabilidad por parte del profesional de la salud.