Según la OMS «El Coronavirus estará con nosotros para siempre» pero hay buenas noticias

En noviembre pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que el coronavirus «estará con nosotros para siempre».

En noviembre pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que el coronavirus «estará con nosotros para siempre».

Ahora, cuando el número de muertos ha superado los 2 millones y el de casos de contagio los 100 millones, un nuevo estudio, publicado en Science, reitera que la epidemia puede no terminar nunca.

Sin embargo, cuando se inmunice a suficientes adultos – por la vacuna o la enfermedad – el Covid-19 se convertirá en una enfermedad leve como un resfriado común, que circula a niveles relativamente bajos.

El tiempo que se tarda en llegar a esta etapa depende de la rapidez con que se logre la inmunidad de masa (o manada). «Cuanto antes se infecte o se vacune la mayoría de la gente, antes se alcanzará esta etapa endémica», explicó Jennie Lavine, autora principal del estudio.

Como se explica en Futura-Sciences.com, los investigadores compararon el SARS-CoV-2 con los otros seis coronavirus que afectan a los humanos (los cuatro virus del resfriado común, el SARS y el MERS). Bueno, el nuevo coronavirus se comporta como los que causan el resfriado común. Esta última suele infectar por primera vez a niños de entre 3 y 5 años de edad y, a esa edad, la enfermedad es menos grave que en los adultos.

Así que las infecciones se repiten regularmente hasta que el sistema inmunológico es lo suficientemente fuerte como para causar sólo síntomas leves. En otras palabras, el virus sigue circulando pero ya no causa muertes. Lo mismo ocurre con la vacuna: aunque no previene la transmisión, ayuda a limitar el número de casos graves.

Sin embargo, hay excepciones a este escenario relativamente optimista. El MERS, por ejemplo, no sigue este patrón porque causa una alta mortalidad en los niños. En este caso, la vacunación temprana sería tan esencial como en el caso del sarampión.

¿Qué pasaría si el virus mutara? Según Jennie Lavine y sus colegas, no cambiaría mucho: «Las reinfecciones frecuentes [con diferentes cepas] aumentan la inmunidad contra otros coronavirus». Sin embargo, esto podría ser menos cierto en el caso de la inmunidad que proporciona la vacuna, ya que ésta tiene un número reducido de epítopos.

La vacuna, por lo tanto, sigue siendo la única esperanza para eliminar el nuevo coronavirus más rápido.

También puedes leer: 6 casos de efectos secundarios graves detectados durante la vacunación en Francia