El Coronavirus puede dejar graves problemas de salud de por vida, los médicos lanzan la alerta

Las personas que han contraído COVID-19 y han pasado un tiempo bajo el respirador pulmonar pueden tener problemas de por vida con discapacidades mentales y enfermedades a largo plazo. Lo que dicen los médicos.

Muchos pacientes hospitalizados con síntomas graves, los cuales han pasado semanas respirando con la ayuda de un ventilador mecánico, corren el riesgo de ser portadores de los efectos secundarios del virus y de los tratamientos de emergencia a los que se han sometido para sobrevivir.

Daño permanente del coronavirus

El virus del SARS-CoV-2 también afecta al cuerpo de manera violenta y extensa. El virus ataca los pulmones, pero la falta de oxígeno y la inflamación generalizada también pueden dañar otros órganos como los riñones, el hígado, el corazón y el cerebro. Muchos médicos de las unidades de cuidados intensivos sostienen que los pacientes ancianos graves que se recuperan de un coronavirus corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave y un deterioro a largo plazo.

«Es demasiado pronto para decir a qué discapacidades a largo plazo se enfrentarán los supervivientes de COVID-19, y por el momento dependemos de los daños permanentes causados por la neumonía grave», explica el Dr. Ferrante. «Algunas infecciones como la COVID-19 que pueden convertirse en el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), con bolsas de aire en los pulmones que se llenan de líquido, dejan cicatrices que pueden causar problemas respiratorios a largo plazo».

Puede causar delirio y pérdida de memoria

«Después de un caso de neumonía grave, una combinación de enfermedades crónicas preexistentes y una inflamación prolongada, puede aumentar el riesgo de enfermedades futuras, como el ataque cardíaco, el accidente cerebrovascular y la enfermedad renal», dijo el epidemiólogo Sachin Yende y médico de cuidados intensivos del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh.

Otro riesgo para los pacientes hospitalizados es el delirio, una confusión mental ostentosa que puede provocar déficits cognitivos a largo plazo, como la pérdida de memoria. Los expertos sospechan que el virus COVID-19 es en parte responsable porque, como ya se ha visto con los virus SARS y MERS, este coronavirus puede infiltrarse y dañar las células cerebrales.

Pero eso no es todo, porque los expertos también se están preparando para una ola de problemas de salud mental, como la ansiedad, la depresión y el trastorno de estrés postraumático como resultado del estrés psicológico de la enfermedad grave. Un estudio de personas hospitalizadas por el SARS determinó que más de un tercio tenía síntomas moderados a graves de depresión y ansiedad en el año siguiente a su recuperación.

También puedes leer: Según estudios, la cuarentena por coronavirus debería llegar al 2022