El coronavirus sobrevive en el aire hasta por tres horas. ¿Cuánto tiempo en interiores?

Un equipo de virólogos americanos realizó un estudio en el que analizaron la vida del virus. Los expertos: confirmaron que la distancia recomendada de 1-1,5 metros, para estar seguros, sigue siendo válida, un rango que un estornudo o una tos no suelen superar. Pero en ambientes concurridos y cerrados, como para los que viven con un positivo, incluso cuando se respeta esta distancia, sería bueno abrir la ventana. En los ascensores es mejor de uno en uno.

El virus más temido es, por su propia naturaleza, también el más estudiado del momento. Aquí, entonces, se multiplican los experimentos y publicaciones sobre el Coronavirus, teorías más o menos verificables, pero aún tan numerosas que es capaz de enviarnos a todos a la confusión. De hecho, la información está apiñada en nuestras mentes y desentrañarla se hace más difícil cada día.

Pensábamos que el virus sólo sobrevivía en el aire durante unos minutos. Los nuevos datos nos invitan a ser un poco más cautelosos. El primer experimento con el coronavirus actual, para comprender su supervivencia fuera del cuerpo, fue realizado por científicos en el laboratorio de virología del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas: el Instituto Americano de Enfermedades Infecciosas. Los resultados se publicaron en el New England Journal of Medicine, una revista científica, el 17 de marzo.

El estudio nos informa de cómo, rociado en aerosoles en condiciones de laboratorio, el coronavirus puede sobrevivir hasta tres horas en el aire. Hasta ahora, las estimaciones se basaban en la experiencia de otros virus que se transmiten de una persona a otra a bordo de gotitas emitidas al respirar, hablar, toser o estornudar, que se descomponen en segundos. ¿Pero qué significa eso? Instintivamente uno pensaría en una nueva amenaza, una fuerza más que este temido virus que permanecería allí, suspendida en el aire para amenazarnos.

¿Esta nueva observación puede tener implicaciones para los sistemas de ventilación en los hospitales?

Puede tener implicaciones para los sistemas de ventilación en los hospitales, especialmente los antiguos. En los entornos en que se concentran muchos pacientes, puede ser necesario esterilizar de alguna manera el aire que pasa por los conductos, para evitar la acumulación de virus que pueden ser peligrosos.

¿Y fuera de los hospitales?

El enfoque de los ambientes cerrados se aplica a las personas que se quedan en el interior si un miembro de la familia es positivo. En los ascensores, donde no se debe entrar más de uno a la vez. De lo contrario, sería difícil mantenerse dentro a un metro.

En ambientes concurridos: Teniendo en cuenta que no sea al aire libre, puede tener sentido usar la máscara. En cuanto a las tuberías, de los que sabemos que las epidemias de legionela pueden depender, normalmente no hay casas. Pero podrían instalarse en algunos lugares de producción, donde se utilizan sistemas de aire acondicionado central.

¿Qué deberíamos entonces sacar de este estudio?

Como atestiguan los propios autores, el metro de distancia sigue siendo la única medida válida, ya que un estornudo o una tos no suelen superar este rango. La atención adicional sólo se referiría a los ambientes cerrados o, mejor aún, a los ambientes cerrados en los que hay una persona positiva. Así que si estás en casa con un enfermo será importante ventilar las habitaciones a menudo.