El covid-19 puede afectar la fertilidad masculina

Un estudio reciente realizado por una universidad alemana encontró una clara relación entre padecer el coronavirus y una disminución en la calidad del esperma en aquellos que tienen el virus.

¿El covid-19 puede causar esterilidad masculina o afectar las relaciones sexuales en los hombres? Este tipo de preguntas han sido muy frecuentes y fuentes de debate desde el comienzo de la pandemia, de hecho, aún no se ha podido responder con claridad.

Algunos estudios indican que en los casos más graves de Covid-19 se puede pasar por un impacto directo en la fertilidad masculina como resultado de la reducción en la movilidad de los espermatozoides, un aumento de los marcadores de inflamación y el estrés oxidativo en las células. Para los investigadores, se trata de la primera prueba directa hasta la fecha de que la infección por Covid-19 debilita la calidad del esperma y el potencial reproductivo de los hombres.

Aun así, estas primeras impresiones se estudian detalladamente y se hacen muchas advertencias sobre la importancia de no generalizar todos los casos. Se ha dicho con anterioridad que cualquier infección vírica puede reducir temporalmente la calidad del esperma durante periodos de semanas o meses, esto es provocado porque la fiebre eleva la temperatura interna y puede interferir con el funcionamiento de los testículos. Además, no hay ninguna prueba que haga referencia a que haya una posibilidad de que este tipo de virus pueda transferirse por medio del semen masculino.

El estudio realizado por la Universidad Justus-Liebie de Giessen, analizó a 105 hombres sin Covid-19 y a 84 que lo habían contraído. Las pruebas se realizaron cada 10 días durante un periodo de 60 días y, al final, se pudo determinar que hay un deterioro en la calidad del semen de los pacientes que habrían contraído el Covid-19, encontrando un aumento en la inflamación en los espermatozoides. Además, la concentración, la movilidad y la forma de los espermatozoides se vio afectada por la infección. Su movilidad se vio reducida en un 209%, lo que ha hecho que esta reducción en la concentración y la movilidad haya comprometido la capacidad de los espermatozoides para moverse a través del útero.

Las diferencias más notables en este sentido se pudieron observar en los casos más graves de la enfermedad. Además, se encontraron niveles más altos en el funcionamiento de la enzima ACE2 (receptores usados por el virus y que utiliza para entrar en el cuerpo y atacar a los tejidos). El profesor Allan Pacey, andrólogo de la Universidad de Sheffield cree que cualquier consecuencia que tenga el Covid-19 sobre la fertilidad masculina seguramente sea leve y desaparezca en poco tiempo. El Covid-19 es una enfermedad que tiene poco tiempo de ser detectada, por lo que es importante comenzar nuevos estudios que puedan determinar los efectos reales a mediano y largo plazo sobre la fertilidad masculina.