El derrame cerebral puede ser prevenido: sólo tienes que cambiar tu estilo de vida

Existen pocas y simples indicaciones para la prevención del derrame cerebral: cambiar el estilo de vida, curar ciertas patologías que pueden causarlo, significa llevar a cabo una prevención activa al alcance de todos.

El 29 de octubre celebramos, como cada año, el Día Mundial contra el Derrame Cerebral y la Organización Mundial del Derrame Cerebral quiso – para esta edición 2020 – centrar la atención en el tema de la prevención, lanzando el hashtag #DontBeTheOne y el mensaje Una de cada cuatro personas se verá afectada por un derrame cerebral en su vida, que no sea usted esa persona, haciendo hincapié en el hecho de que hasta el 80% de todos los derrames cerebrales pueden evitarse, a partir de la identificación de los factores de riesgo en los que cada uno de nosotros puede intervenir. Algunos, como el sexo, la edad y la familiaridad, no se pueden cambiar. En cuanto a los demás sí.

Aquí están las principales recomendaciones

  1. Revise periódicamente la presión arterial, los niveles de glucosa y colesterol en la sangre, compruebe si hay fibrilación auricular.
  2. Abstenerse de fumar
  3. No se exceda con el consumo de alcohol
  4. Siga la dieta mediterránea (reduzca la sal en los alimentos y evite una dieta rica en grasas animales como los derivados de la leche, las carnes grasas, los embutidos).
  5. Hacer actividad física regular (es suficiente con un ejercicio moderado como caminar, subir escaleras, bailar, montar en bicicleta o nadar).

La gente que ya ha tenido un derrame cerebral debería:

Hacerse al menos 2 revisiones programadas por su neurólogo u otros especialistas, como un cardiólogo, al menos dos veces al año.

o realizar, cuando lo requiera el neurólogo, exámenes de control instrumentales, incluyendo el ecocolordoppler de los vasos del cuello, el doppler transcraneal y el ecocardiograma.

Una dieta hipocalórica y baja en calorías previene simultáneamente el sobrepeso, la hipertensión, la diabetes y la hipercolesterolemia, así como dejar de fumar, el alcohol o las drogas reduce el riesgo hasta en un 80%. En el caso de hipertensión confirmada, el tratamiento sugerido por el médico tendrá una importancia preventiva, así como en el caso de las personas que sufren de diabetes (donde el riesgo ha aumentado en un 50% aproximadamente) u otras enfermedades crónicas como la fibrilación auricular.

También puedes leer: Para un intestino sano, esta es la planta aliada en la cocina

NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address