Salud

Dolor de cuello: cuándo alarmarse…. y cuando no!

Los músculos del cuello pueden tensionarse debido a la mala postura, ocasionando el dolor. Sin embargo, cuando esta molestia es persistente, podría ser una clara señal de algo más grave.

A pesar de que muchas personas no le prestan atención al dolor de cuello o columna cervical, este tipo de situaciones puede esconder un grave problema para la salud si no es detectado a tiempo. Por lo tanto, si el dolor de cuello persiste, te recomendamos acudir con un médico lo antes posible.

Pero ¿Por qué se ocasiona el dolor en la columna cervical?

Por lo general, el dolor de cuello crónico puede estar provocado por una serie de problemas de salud en nuestro organismo y, en consecuencia, los síntomas cambian según el tipo de problema. Si bien algunas personas pueden experimentar dolor en el cuello de vez en cuando, otras pueden experimentar dolor que se extiende a los brazos, sentir hormigueo o perder la coordinación y la motricidad fina en los brazos y en las piernas.

Cuando siente con frecuencia el dolor en el cuello, debe realizarse una serie de exámenes médicos para saber cuál es la causa. Muchas veces, se trata de una enfermedad en las articulaciones, algún síndrome neurológico o una lesión en los músculos, los ligamentos o los tendones.

Otro factor importante que suelen tener en cuenta los médicos al momento de realizar el diagnóstico del trastorno que causa el dolor es la temporalidad. Generalmente, cuando se trata de un dolor crónico que puede variar en intensidad, pero que persiste a medida que pasa el tiempo, se realizan controles para verificar la presencia de alguna enfermedad degenerativa del disco cervical; este tipo de trastorno provoca dolores muy característicos en el cuello y los hombros.

Sin embargo, si el dolor se produce en cierto momento del día, puede estar relacionado con la artrosis articular y casi siempre se da en personas mayores y el dolor se produce por la mañana y por la noche.

Síntomas musculoesqueléticos asociados

Cualquier experto en salud que necesite conocer la causa del dolor de cuello, también debe examinar al paciente para determinar si no presenta otros dolores asociados en los músculos o los huesos.

Por ejemplo, el dolor de cuello que se extiende a los brazos y manos puede ser provocado por una hernia de disco cervical o una estenosis espinal. Si este es el caso, cuando también se incluye el dolor en el brazo, puede tratarse de una degeneración del disco cervical. Suele estar causada por una mala postura o por el uso excesivo de ciertas partes del cuerpo, como el cuello o los hombros.

Ahora ya sabe algunas cosas que debes considerar e informar a tu médico de confianza al diagnosticar el dolor de cuello. No olvides que solo un profesional tiene la autoridad para definir tu estado de salud y proponer el tratamiento adecuado para tu caso especial.