El fin del mundo según los mayas y según el génesis, está por llegar

El tema del «fin del mundo» es hoy en día uno de los más visitados de la Red. En las últimas semanas hemos estado hablando del apocalipsis de los mayas o de las catástrofes naturales después del retorno de los peces al Mar Muerto. Muchas coincidencias en los últimos meses han reavivado el miedo.

La profecía de los mayas después del 12-12-2012.

Hace siete años, el mundo temía la fatídica fecha «12-12-2012». Una historia que generó más exageración mediática que el resto. El mundo estaba en estado de pánico y ese día de diciembre las comunidades esperaron pacientemente el «fin». Afortunadamente, no sucedió nada, pero ahora parece que una nueva profecía relacionada con los antiguos podría producir un nuevo apocalipsis.

Los estudios en Japón, de hecho, plantean preocupaciones e inquietudes. Según una leyenda vinculada a los antiguos, el hallazgo del pez Remo que murió en las playas japonesas sería un símbolo de muerte y presagios siniestros.

El regreso de los peces en el Mar Muerto: ¿señal del fin del mundo?

No solo los peces Remo han muerto para despertar el miedo. Esta vez, de hecho, la preocupación proviene de los peces vivos que nadan en las aguas impermeables del Mar Muerto, que siempre ha sido un símbolo de aridez y desolación. Para afirmar esto, está Noam Bedein, periodista fotográfico israelí, que ha fotografiado peces de agua dulce en las aguas del Cercano Oriente, y ha perturbado y volcado la concepción global del territorio del Mar de la Sal.

Además de ir en contra de la naturaleza, este es un fenómeno que tiene una extraña correlación. El regreso de los peces en esta cuenca es, de hecho, una coincidencia con lo que está escrito en el Libro de Génesis por el profeta Ezequiel. Según la Biblia, este sería el principio del fin del mundo inminente.

No se asuste. Actualmente, los científicos están investigando ambos eventos y estamos seguros de que podrán dar una explicación racional al fenómeno, sin sentir pánico por los inútiles y falsos alarmismos.

Deja un comentario