¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

El frigorífico puede convertirse en un enemigo de la salud: este error aumenta el consumo y contamina los alimentos

El frigorífico es un electrodoméstico fundamental en la mayoría de los hogares, pero su uso inadecuado puede traer graves consecuencias para la salud. Muchas personas dan por sentado su funcionamiento, sin ser conscientes de los riesgos que conllevan ciertos hábitos. En este artículo, profundizaremos en cómo sacar el máximo provecho de este imprescindible aliado de la cocina, evitando convertirlo en un peligroso adversario.

La clave para prolongar la vida útil del frigorífico

Uno de los principales errores que cometen los usuarios es descuidar el mantenimiento regular de su frigorífico. Al igual que cualquier otro electrodoméstico, este requiere de una atención constante para garantizar su correcto funcionamiento y evitar problemas de salud derivados de una conservación inadecuada de los alimentos.

¿Cada cuánto tiempo debería limpiarse el frigorífico?

Los expertos recomiendan realizar una limpieza profunda del frigorífico al menos cada seis meses. Esta periodicidad permite eliminar la acumulación de suciedad, olores desagradables y la proliferación de mohos y bacterias que pueden contaminar los alimentos.

Pasos clave para una limpieza efectiva

  • Descongelar y retirar todos los alimentos: Antes de comenzar la limpieza, es fundamental sacar todos los productos del interior del frigorífico para facilitar el acceso a las diferentes áreas.
  • Limpiar las paredes y estantes: utiliza una solución de agua y bicarbonato o un detergente suave para eliminar la suciedad y los residuos adheridos a las superficies. Evita el uso de productos abrasivos que puedan dañar el acabado.
  • Atención a las juntas de goma: las juntas de la puerta son un punto clave donde se acumula gran cantidad de suciedad. Límpielas con una esponja humedecida en agua y jabón, evitando el uso de estropajos o elementos ásperos que puedan deteriorarlas.
  • No olvides las rejillas de ventilación: la acumulación de polvo en las rejillas de ventilación puede afectar la eficiencia del frigorífico. Utiliza un paño húmedo o una aspiradora para mantenerlas limpias.
  • Secar completamente antes de volver a colocar los alimentos: una vez finalizada la limpieza, es esencial dejar que el interior del frigorífico se seque por completo antes de volver a introducir los alimentos. Esto evitará la formación de moho y bacterias.

La importancia de la temperatura

La temperatura es un factor clave en la conservación de los alimentos. Si el frigorífico no mantiene la temperatura correcta, los productos pueden deteriorarse rápidamente, convirtiéndose en un foco de contaminación.

Foto Freepik

¿Cuál es la temperatura ideal?

Según las recomendaciones de los expertos, la temperatura ideal para un frigorífico debe oscilar entre los 2°C y los 5°C. Temperaturas por debajo de este rango pueden congelar los alimentos, mientras que por encima pueden favorecer el crecimiento de microorganismos dañinos.

Consejos para mantener la temperatura adecuada

  • Evita abrir y cerrar la puerta del frigorífico con frecuencia, ya que cada vez que lo haces, la temperatura interior se ve afectada.
  • Verifica periódicamente que el termostato esté funcionando correctamente y ajusta la temperatura si es necesario.
  • Asegúrate de que el frigorífico esté bien nivelado y alejado de fuentes de calor, como hornos o radiadores.
  • Mantén una distribución ordenada de los alimentos, evitando sobrecargar el interior, lo que dificultaría la circulación del aire frío.

Cómo evitar la formación de hielo y escarcha

La acumulación excesiva de hielo y escarcha en el interior del frigorífico puede ser perjudicial para la conservación de los alimentos. Además, supone un esfuerzo adicional al tener que descongelar el electrodoméstico de forma periódica.

Ventajas de los modelos «No Frost»

Los modelos de frigoríficos «no frost» han ganado popularidad en los últimos años debido a su capacidad para prevenir la formación de hielo. Gracias a su sistema de circulación de aire, estos equipos mantienen una temperatura y humedad constantes, evitando así la acumulación de escarcha.

Consejos para reducir la formación de hielo en modelos tradicionales

Si tu frigorífico no es de tipo «no frost», puedes tomar algunas medidas para minimizar la formación de hielo:

  • Asegúrate de que la puerta se cierre herméticamente y que las juntas de goma estén en buen estado.
  • Evita introducir alimentos calientes o con un alto contenido de humedad.
  • Descongela el frigorífico de forma regular, siguiendo las recomendaciones del fabricante.
  • Mantén una distribución ordenada de los alimentos, evitando que se acumulen en una sola zona.

Almacenamiento inteligente: clave para conservar los alimentos

La forma en la que se colocan y se distribuyen los alimentos en el interior del frigorífico también juega un papel fundamental en su conservación. Seguir algunas pautas básicas puede ayudarte a evitar la contaminación y el desperdicio de comida.

Organiza el espacio de manera eficiente

  • Ubica los alimentos perecederos en las zonas más frías del frigorífico, como la parte inferior o detrás.
  • Reserva los estantes superiores para productos con una vida útil más prolongada, como bebidas o conservas.
  • Separa los alimentos crudos de los cocinados para evitar la contaminación cruzada.
  • Mantén los envases cerrados y, en la medida de lo posible, utiliza recipientes herméticos para evitar la pérdida de humedad.

Etiqueta y controla las fechas de caducidad

Etiquetar los alimentos con la fecha de almacenamiento y verificar periódicamente las fechas de caducidad te ayudará a consumir los productos antes de que se deterioren. Esto no solo evitará problemas de salud, sino que también reducirá el desperdicio de comida.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira