El hundimiento de la Tierra afectará al 20% de la población mundial

Nuevas investigaciones han demostrado que el progresivo hundimiento del suelo podría afectar a muchas personas en todo el mundo, aumentando el riesgo de graves inundaciones en las ciudades costeras

En un contexto en el que los efectos del calentamiento global son cada vez más amenazadores, se habla poco de un fenómeno que no debe subestimarse: el hundimiento. Se trata de un lento pero progresivo hundimiento del suelo terrestre o marino. Un movimiento descendente de la plataforma continental que, para 2040, podría afectar a casi 2 de cada 10 personas, con efectos peligrosos en muchas ciudades costeras.

Así lo ha revelado un reciente estudio financiado por la Unesco, que ha puesto de relieve los riesgos de hundimiento si los seres humanos no intervienen rápidamente en las zonas más afectadas. Para 2040, este fenómeno geológico podría afectar al 19% de los habitantes de nuestro planeta. En los próximos decenios, el hundimiento de la tierra asociado a la subida del nivel del mar y a la sequía (dos efectos directos del aumento de las temperaturas) expondrá a muchas ciudades costeras a inundaciones cada vez más destructivas. Un ejemplo es la situación de Yakarta, la capital de Indonesia, que se ha hundido 2,5 metros en los últimos 10 años, lo que ha obligado al gobierno indonesio a tomar una decisión algo drástica: trasladar la capital de Yakarta a una nueva ciudad que se construirá en el centro de la isla de Borneo.

Cómo actuar

El hundimiento, cuyos efectos son por lo tanto amplificados por el calentamiento global, no sólo afecta a las ciudades costeras del Pacífico, sino también a Europa. En nuestro continente, de hecho, el fenómeno del que estamos hablando es responsable del 25% de la degradación del nivel del sub-mar en los Países Bajos. Esto demuestra que las regiones costeras planas son las que corren mayor riesgo. Para limitar los daños, explica el líder de la investigación Gerardo Herrera-García, es necesario imponer leyes que limiten el uso de los sistemas de bombeo de agua en la agricultura: «Las zonas muy pobladas que necesitan riego deben extraer el agua de los acuíferos subterráneos. Cuando se extrae agua, la recarga natural del acuífero es menor que el volumen de agua que se extrae: el bombeo de agua acelera el hundimiento de la superficie», explicó el experto del Instituto Geológico y Minero de España.

También puedes leer: Aquí hay 6 razones por las que caminar es bueno para tu salud