El jugo de limón y bicarbonato de sodio: mezcla ideal a la hora de eliminar grasa en el abdomen

Hay muchas personas que hablan del bicarbonato de sodio y el limón como método para adelgazar. Una cucharada de bicarbonato de sodio y el jugo de medio limón mezclado en un vaso de agua tibia por la mañana en ayunas son una verdadera ayuda para la figura y la salud. Parece que estas dos sustancias altamente alcalinizantes tienen una función desintoxicante. Sin embargo, es importante que esta mezcla se tome con el estómago vacío porque de lo contrario no tendría resultados.

El bicarbonato y el limón te ayudan a perder peso.

Beber agua caliente con bicarbonato de sodio y limón hace perder peso, eso dicen los que apoyan esta mezcla. Dicen que es capaz de ayudar a los músculos a utilizar una mayor cantidad de grasa al caminar o al hacer una rutina de ejercicio. Además, también es un procedimiento utilizado en varias dietas de adelgazamiento.

Es cierto que el bicarbonato promueve el tránsito y la regularidad intestinal. Esto significa que el intestino no se retiene durante largos períodos de tiempo y no asimila en su interior todas las sustancias responsables de la acumulación de peso.

Bicarbonato y limón como ayuda a la digestión.

El uso más reconocido del bicarbonato y el limón se encuentra relacionado con su efecto regulador sobre el estómago y el hígado. De hecho, esta mezcla mejora la digestión promoviendo la eliminación de gases acumulados durante las comidas.

Para hacer un buen bicarbonato y limón, hay que mezclar en un vaso de agua a temperatura ambiente una cucharada de bicarbonato y un poco de jugo de limón y después beberlo.

El bicarbonato y el limón se estudian como una presunta cura para el cáncer.

Entre las muchas teorías que se encuentran en internet sobre las alternativas a la quimioterapia y la radioterapia para tratar el cáncer, algunos han dicho que el bicarbonato de sodio con limón puede ser una cura, pero nadie lo ha revelado por motivos financieros.

Una mezcla de medio litro de agua, tres limones y una cucharada de bicarbonato con el estómago vacío y lejos de las comidas principales del día sería útil para tratar los síntomas del cáncer. Hay muchos detractores que se han pronunciado sobre esta alternativa, también porque decir esto como algo 100% confirmado podría dar lugar a prácticas posiblemente peligrosas por parte de las personas con cáncer que si necesitan los tratamientos clásicos para derrotar una enfermedad tan grave.

Lo correcto sería decir que el bicarbonato y el limón son sustancias altamente alcalinizantes cuya ingesta puede beneficiar al cuerpo actuando como desintoxicante en órganos importantes como el estómago, el hígado y el intestino. Tener un cuerpo que funcione bien por dentro ayuda a prevenir la aparición de enfermedades graves. Pero hablar de los usos del bicarbonato y limón como una cura para el cáncer no es algo acertado y carece de comprobantes científicos.