Él la engaña y ella se venga vendiendo su coche por 1 euro en eBay

Una escena de película. Él sale, ella encuentra algo en su ropa que revela su traición. Se enfada y cuando llega a casa se encuentra con la cerradura cambiada y todas sus cosas en la calle.

La historia es más o menos así, pero con una secuencia más: él entra en el garaje para buscar su Lotus Esprit Turbo, un coche de 40 mil euros hecho a medida y no lo encuentra. Ella, con un golpe de genio tecnológico, lo puso en venta en eBay por 1 euro.

La brillante idea le vino a la mujer británica Hayley Shaw, «hayleyshaw26» en eBay, esposa de Tim Show, un dj de radio bastante conocido. Un tipo pequeño que ya había hecho algunos cosas en el pasado, incluso a su esposa.

En su programa, cuando Hayley estaba embarazada, llamó a su cuñada y le dijo que estaba pensando en ella mientras tenía sexo con su esposa. Hace unos meses fue suspendido de la radio después de irrumpir en la oficina de su director, asaltarlo verbalmente y escribir obscenidades en las paredes.

La otra noche, durante una entrevista en vivo con la modelo Jodie Marsh, Tim habría llegado a prometerle a la joven, a quien se ve a menudo ligera de ropa en las revistas y en la televisión, dejar a su mujer para escaparse con ella.

La reacción de Hayley, que estaba escuchando el programa y no era consciente de las intenciones de su marido, no dudo en hacerlo. A medianoche y 21 minutos del 17 de junio puso un anuncio en línea: un Lotus Esprit Turbo por 1 euro.

La descripción del objeto es clara: «Me tengo que deshacer de este coche inmediatamente, si es posible en las próximas dos o tres horas antes de que mi marido vuelva a casa, se dé cuenta de que ha desaparecido, y descubra todas sus cosas en el pasillo» Soy el propietario, y tengo el registro. Por favor, compre solo si puede recogerlo esta noche.»

Cinco minutos más tarde, a la medianoche del 26, el coche fue vendido. Un cierto «goddamm7» se lo lleva haciendo el trato de toda una vida. Agradeciendo educadamente a su benefactora: «Gracias Hayley, el coche es excelente». Luego un pensamiento para el verdadero culpable: «Agradécele a tu marido por mí». Hayley entonces confió a los periódicos ingleses: «El coche era su orgullo y alegría, pero el idiota puso mi nombre en el libro y lo vendí. No me importaba el dinero».