El laxante natural que no conocías, ¡y no sólo sirve para eso!

Las sales de Epsom, el laxante natural que nunca conociste: los mil usos para el cuidado personal, cómo usarlo en casa: desde los efectos milagrosos para el estreñimiento hasta la extraordinaria forma de rejuvenecer la piel.

Sal de Epsom. El remedio que no conocías para el cuidado de tu cuerpo

Las sales de Epsom, también conocidas como sal inglesa o sal amarga, tienen múltiples propiedades curativas. Descubiertas por primera vez en los depósitos de evaporación del agua de manantial de Epsom, las sales siempre se han utilizado para purificar el cuerpo, así como para fortalecer el sistema muscular, purificar la piel e incluso mejorar y promover el crecimiento de las plantas.

Parece diferente de las sales tradicionales precisamente porque es, a todos los efectos, un compuesto mineral derivado de la unión del magnesio y el azufre.

La sal de Epsom se presta para una variedad de usos, no sólo en la cocina, sino sobre todo para curar el cuerpo cansado y dar nueva vida a la piel apagada. Tiene un efecto laxante que lo hace muy útil para combatir problemas como el estreñimiento. Pero incluso si sufres de cálculos en el hígado y en los conductos biliares, las sales de Epsom son para ti. De la misma manera, si tienes una digestión lenta. También es un excelente exfoliante natural y un eficaz antiinflamatorio que puede utilizarse en el tratamiento del estreñimiento, la piel seca y también para combatir diversos problemas de salud del hígado.

Pero descubramos todos los beneficios y propiedades que esta sal amarga trae a nuestro cuerpo y cómo usarla:

  1. Sales de Epsom para reducir la hinchazón de los músculos y las migrañas

Esta sal es la panacea en caso de esguinces, hinchazón de los músculos y un excelente antiinflamatorio para aliviar los odiosos dolores de cabeza. Es excelente para reducir los moretones debido a esguinces o caídas.

¿Cómo se usa en este caso?

Simplemente disuelva la sal en agua fría y aplíquela a la piel o añada dos tazas de sales de Epsom a un baño caliente y sumérjase. Del mismo modo, si te golpeas con una astilla de madera en el dedo, sumergir la parte afectada en agua en la que se disuelven las sales hará que la eliminación posterior sea extremadamente fácil. Un baño caliente que contiene sal de Epsom alivia el dolor y la inflamación que son la base de la mayoría de las enfermedades, y esto ayuda a hacer de esta sal un tratamiento natural beneficioso para el asma bronquial, el dolor muscular y la migraña.

  1. Las sales de Epsom contra el estrés y la ansiedad

Si no lo sabías entonces, aquí tienes un gran remedio para combatir el estrés y la ansiedad: la sal de Epsom. De hecho, una de las características de esta sal es reducir el estrés a través de la relajación muscular. Cuando el sulfato de magnesio se absorbe a través de la piel, expulsa las toxinas del cuerpo, relaja el sistema nervioso, reduce la hinchazón y alivia los músculos. Además, es un emoliente natural y exfoliante.

Si quieres maximizar los beneficios de un baño caliente, simplemente añade 1 o 2 cucharadas de sales de Epsom al agua del baño y permanece sumergido durante al menos 20 minutos. El magnesio de la sal no sólo ayuda a relajar los músculos, sino también a relajar la mente.

Según una investigación de la Universidad de Carolina del Norte, la deficiencia de magnesio mejora las reacciones al estrés. Otros estudios muestran que el magnesio tiene un profundo efecto sobre el estrés y la excitabilidad neuronal, mostrando así cómo las sales de Epsom pueden reducir el estrés y mejorar los trastornos neuropsiquiátricos. El magnesio es esencial para la producción de energía en las células, de modo que, al aumentar los niveles de magnesio, se puede sentir revitalizado sin sentirse inquieto.

  1. Sales de Epsom | Un baño que rejuvenece la piel

Los sulfatos de las sales de Epsom ayudan al cuerpo a detectar las toxinas y a desintoxicar las células de metales pesados, reduciendo así la acumulación de sustancias nocivas. Bañarse con esta sal en el agua activa un proceso llamado ósmosis inversa, que permite que la sal sea expulsada del cuerpo junto con las toxinas dañinas. Para un baño desintoxicante, hay que añadir al menos dos tazas de sal de Epsom al agua y sumergirse durante 40 minutos.

Los primeros 20 minutos le dan al cuerpo tiempo para eliminar las toxinas del sistema, mientras que los últimos 20 minutos permiten al cuerpo absorber los minerales disueltos en el agua para beneficio del cuerpo. Sin embargo, asegúrese de tomar suficiente agua antes, durante y después del baño para protegerse de la deshidratación y aumentar la desintoxicación.

  1. Las sales de Epsom para la belleza del cabello, la cara y los pies

A diferencia de otras sales, la sal de Epsom no deja la piel con una sensación de sequedad, sino que por el contrario la hace suave y sedosa al aumentar los niveles de azufre y magnesio contenidos en la piel. También limpia la piel en profundidad, lo que la hace ideal para eliminar cosméticos y toxinas que se excretan naturalmente a través de la piel. Pero las sales de Epsom también son útiles para la belleza del cuerpo y ciertas partes en particular como el cabello, los pies y la cara. Veamos cómo usarlo caso por caso:

PARA EL CABELLO:

Para dar volumen a tu cabello, agrega un poco de tu acondicionador con sales de Epsom y crea un verdadero paquete. Después del champú, aplique la mezcla voluminizadora desde el cuero cabelludo hasta las puntas. Mantenga el acondicionador en su lugar durante 10-15 minutos antes de enjuagar. Este es un gran tratamiento semanal para tu cabello. Para eliminar el exceso de sebo del cabello, añada 9 cucharadas de sal a media taza de champú contra el cabello graso y enjuague. Es importante que estas sales también prevengan la pérdida de cabello.

PARA EL ROSTRO:

Las sales son excelentes para una limpieza profunda del rostro como rutina por la noche. Entonces mezcla media cucharadita de sales de Epsom con el limpiador, masajea y enjuaga con agua tibia. Las sales de Epsom también son muy buenas para las máscaras de belleza facial: si tienes la piel grasa, mezcla 1 cucharada de coñac, 1 huevo, un cuarto de taza de leche en polvo desnatada, el zumo de un limón y media cucharadita de sales de Epsom. Para la piel seca, en cambio, mezcla un cuarto de zanahoria rallada, una cucharadita de mayonesa y media cucharada de sal de Epsom. ¡El resultado será milagroso!

Las sales de Epsom son ideales para la belleza y el cuidado de los pies. Excelente para añadir a su baño de pies antifrío, especialmente en invierno, pero también en verano para eliminar callos, callosidades y piel seca en los talones. Por lo tanto, mantenga sus pies en remojo en un tazón de agua caliente (pero no hirviendo) con media taza de sales de Epsom y notará inmediatamente un agradable alivio, así como la eliminación de los malos olores y una piel más suave.

  1. Las sales de Epson combaten la retención de agua

Otro efecto favorable de las sales de Epsom es sobre la celulitis, las áreas críticas que toda mujer. Bueno, la sal amarga es amiga de la mujer porque ayuda a prevenir la aparición y reducción de la retención de agua en los muslos, piernas y nalgas, promoviendo así el adelgazamiento. El tratamiento ideal consiste en el uso de vendas para cubrir las zonas críticas del cuerpo, favoreciendo la expulsión del exceso de líquidos. Sólo hay que disolver las sales en agua, teniendo cuidado de usarlas en alta concentración, y luego empapar las vendas que se aplicarán más tarde en brazos, piernas, caderas y nalgas, manteniendo todo en su lugar durante al menos 1 hora después de envolver el cuerpo en mantas especiales térmicas. El efecto de calor desarrollado por este último permitirá el correcto drenaje de los líquidos y residuos presentes en el cuerpo, dando una agradable sensación de ligereza y bienestar a toda la silueta.

  1. La sal de Epsom para curar las plantas

Una última observación sobre el cuidado de las plantas con la sal de Epsom. Para aquellos que tienen un pulgar verde probablemente ya conocen el «milagro» que esta sal trae a las plantas y al jardín en casa, pero para aquellos que son menos pacientes con estas prácticas pero tienen (verdaderas) plantas en casa, es necesario un consejo para hacerlas brillar y cuidarlas.

Por ejemplo, las hojas amarillas pueden ser uno de los síntomas de la deficiencia de magnesio en el suelo. El magnesio es un componente esencial en la producción de clorofila y está presente de forma natural en las sales de Epsom. Por lo tanto, puede decidir añadir una pizca una vez al mes como fertilizante natural.

Entonces puedes alimentar tus plantas de casa añadiendo sales de Epsom al agua para regar. Lo mismo ocurre con los pimientos. En el momento de la floración, rocíalos añadiendo una cucharada de sal de Epsom al agua. Diez días después, repita la operación.

Para las rosas de tu jardín, cada semana, rocíalas con una solución de sal de Epsom para alejar los parásitos y hacerlas brillar.